Hoy

Los médicos de Primaria piden liderar la atención sanitaria a los crónicos

Paro en el centro de salud San Fernando de Badajoz. :: c. moreno
Paro en el centro de salud San Fernando de Badajoz. :: c. moreno
  • Reclaman también más acceso a las pruebas diagnósticas y mejor coordinación con la Atención Hospitalaria

Tres paros simbólicos a las doce del mediodía en sendos centros de salud de la región -en Cáceres, Mérida y Badajoz- sirvieron ayer para dar un matiz reivindicativo a la celebración del Día Nacional de la Atención Primaria. Porque la jornada fue aprovechada por el Consejo Médico Extremeño de Atención Primaria (Comexap) para dar a conocer las reivindicaciones del primer nivel asistencial en la comunidad.

La Atención Primaria (AP) reclama liderar la gestión de los procesos asistenciales y sociales del enfermo crónico dentro del sistema sanitario extremeño y mejorar la coordinación con el nivel hospitalario «y otros dispositivos asistenciales y sociales», según Comexap desde el punto de vista organizativo.

En el nivel competencial, «se hace necesario poner en marcha un nuevo Reglamento de Funcionamiento de los Equipos de AP que reparta responsabilidades y cargas de trabajo de forma ordenada según competencias» y que además esté liderado por un médico.

Asimismo, desde el punto de vista funcional, Comexap asegura que es precisa «la desburocratización de las consultas para liberar tiempos que permitan implantar y desarrollar programas de prevención y promoción de la salud». El Consejo Médico Extremeño de Atención Primaria demanda además un mejor acceso a las pruebas complementarias y que se promueva la investigación en el primer nivel asistencial.

Por último, en el apartado laboral, los médicos reivindican un «entorno profesional y laboral atractivo», y estabilidad e incentivación basadas en criterios profesionales. Reclaman también al SES que garantice «la reposición efectiva de las plantillas y el recambio generacional futuro», de tal modo que bajas y ausencias se cubran para evitar que unos médicos tengan que asumir el trabajo de otros y así poder dedicar el tiempo preciso a cada paciente, que estiman en un mínimo de 10 minutos.

«No queremos trabajar menos, no queremos trabajar más, queremos trabajar bien, para garantizar un futuro de calidad», concluyen.