Hoy

Doce oficinas rurales de la entidad ya operan como agencias financieras

El proceso de reestructuración de Liberbank no sólo implica cierre de sucursales, sino que en otros casos se ha decidido mantener el servicio bajo la fórmula de agencias financieras, similar a una franquicia. Así operan ya doce oficinas de la entidad, que en los próximos meses ampliará este sistema, especialmente destinado a zonas rurales.

Según indica Liberbank, este modelo está basado en la selección de un equipo humano con experiencia en la prestación de servicios financieros, dotes de liderazgo y arraigo social en sus territorios, y que han optado por desarrollar un plan de negocio autónomo sobre la actividad que hasta ahora realizaba el banco.

El nuevo modelo comenzó a aplicarse en el último trimestre de 2016 y ya se ha implantado en las oficinas cacereñas de Acebo, Acehúche, Albalá, Casas de Millán, Hinojal, Ibahernando, Mirabel, Pasarón de la Vera, Santibáñez el Bajo, Tornavacas, Torrequemada y Villamiel.

Los agentes financieros son los encargados de captar y gestionar el negocio con la estructura empresarial más acorde a sus objetivos, preservando la imagen de marca de Liberbank y aplicando un modelo de atención y de calidad en el servicio con el apoyo de todas las unidades del banco.

Para la compañía, se trata de un modelo que descansa en un enfoque de ganancia compartida: para los clientes porque se les garantiza cobertura y un completo catálogo de productos, para los agentes financieros porque se les da la oportunidad de desarrollar su negocio con el apoyo de un banco y para Liberbank porque se mantiene como entidad de referencia.