Hoy

Dos extremeños entre los 50 alumnos más brillantes de España

Abraham Velarde y Marta Calatayud
Abraham Velarde y Marta Calatayud
  • El cacereño Abraham Velarde y la pacense Marta Calatayud han logrado una Beca Europa tras superar un proceso que ha durado 18 meses y ha contado con más de 12.000 estudiantes

El cacereño Abraham Velarde González, de 18 años, y la pacense Marta Calatayud Galeano, de 17, se convertirán durante un mes en los ‘embajadores’ de Extremadura en el viejo continente. Ellos han sido seleccionados para participar en Becas Europa, un programa cuyo objetivo es dar a conocer la realidad y el origen de la universidad en el territorio europeo. Esto se resume en un viaje, que está previsto que se realice en julio, para adentrase en algunas de las instituciones más relevantes de ciudades como Alcalá de Henares, Madrid, Santiago de Compostela, Bolonia, Londres, Oxford, París y Heidelberg, en Alemania. La ‘aventura’ acabará en una recepción en el Palacio de la Zarzuela con los Reyes de España.

A ella asistirán medio centenar de estudiantes de segundo de bachillerato tras participar en numerosas visitas culturales y asistir a conferencias impartidas por rectores y académicos. En años anteriores, este plan, organizado por la Universidad Francisco de Vitoria y la Fundación Botín, ha contado con una gran variedad de ponentes en las instituciones que visitan. Desde el que fuera Papa, Benedicto XVI, hasta la ex primera dama de Inglaterra, Cherie Blair, o el director general del Teatro Real de Madrid, Ignacio García–Belenguer.

Será la recompensa al esfuerzo que ha supuesto superar un proceso de selección que ha contado con la participación de 4.500 centros educativos y más de 12.000 jóvenes.

Se puede decir que Abraham y Marta ya forman parte de los 50 alumnos más brillantes de todo el país. Durante 18 meses han pasado numerosas pruebas psicológicas y académicas para conseguir una de estas becas. La primera de ellas consistió en un cuestionario con preguntas sobre valores y aspiraciones. La segunda fue una entrevista grupal y en la tercera tuvieron que realizar un vídeo en el que presentaron a su ‘yo’ del futuro. En él tenían que relatar cómo se veían dentro de 20 años y hasta dónde querían llegar. En la fase final estuvieron tres días en el campus de la Universidad Francisco de Vitoria haciendo dinámicas de grupo y asistiendo a conferencias. A esa prueba llegaron sólo 300 y entre ellos había 15 extremeños.

Paralelamente a ese proceso de selección tuvieron que desarrollar un trabajo para defenderlo ante numerosas personalidades del ámbito académico, político y cultural. Se trataba de hacer una exposición que plantease posibilidades para mejorar un campo de refugiados. Abraham presentó un monográfico centrado en la calidad de vida de estas personas que huyen de la guerra. «Quise hacer más fuerte al refugiado ante una situación en la que no podemos permanecer pasivos. Presenté un programa de integración mediante un plan de formación y una red de familias que sirviera de apoyo», explica Abraham. Por su parte, Marta apostó por la mejora de las infraestructuras de los campos a través de un modelo novedoso: contenedores de mercancías de transporte marítimo convertidos en centros médicos, escuelas y huertos.

Excelencia académica

Los 50 seleccionados destacan por su capacidad de liderazgo, el talento y la excelencia académica. En los exámenes de sus diferentes asignaturas no bajan del nueve. Abraham estudia segundo de bachillerato por Ciencias Sociales en el colegio Licenciados Reunidos de la capital cacereña y Marta en el colegio Marista Nuestra Señora del Carmen, en Badajoz, por la rama biosanitaria.

Velarde, que domina el inglés, tiene conocimientos de francés y va a retomar sus estudios de chino, quiere cursar el doble grado de Derecho y Ciencias Políticas. Pretende especializarse en Relaciones Internacionales y su objetivo es trabajar en el cuerpo diplomático en asuntos de geopolítica de primer nivel. «Soy un europeísta convencido. Creo que en los tiempos en que estamos es importante salir para empaparse de realidades que no son la nuestra. Juntos somos más fuertes y estoy seguro de que trabajar en equipo divide el esfuerzo y multiplica el resultado. Creer en un proyecto común como el de la Unión Europea es sinónimo de éxito y abandonarlo no es sólo salirse de un mercado económico, sino olvidar sueños conjuntos», comenta Abraham.

Con él coincide Marta, que quiere estudiar Traducción e Interpretación con Humanidades. Domina el inglés y el portugués y se quiere centrar en aprender alemán y francés. «Con el viaje de Becas Europa tendré una toma de contacto con esos idiomas y espero enriquecerme mucho culturalmente», confiesa esta joven a la que le llama la atención el mundo de la traducción jurídica. Sin embargo, no cierra puertas a hacer la carrera de Medicina.

Ambos coinciden en que les gustaría trabajar fuera de España durante un tiempo, pero siempre con la mirada puesta en la vuelta a Extremadura porque quieren colaborar con el desarrollo de su país y el de su tierra.