Hoy

Mejuto ya es funcionaria, seis años después de la oposición

Mejuto lloró tras acabar el acto de toma de posesión de plaza:: BRÍGIDO
Mejuto lloró tras acabar el acto de toma de posesión de plaza:: BRÍGIDO
  • La exconsejera de Sanidad elige Badajoz para ejercer como especialista de cirugía general y aparato digestivo

Cuarenta segundos para tomar posesión de la plaza y elegir destino como funcionaria del SES frente los casi seis años que ha tardado para conseguirlo. Este lunes, en un brevísimo acto sin más testigos que un equipo de HOY, otros médicos que también se convertían en fijos y tres representantes de la Administración, María Jesús Mejuto Carril, exconsejera de Sanidad, comparecía en el salón de actos del hospital de Mérida para cerrar un camino que ella abrió en junio de 2011.

Fue el día 21 cuando, siendo consejera en funciones, convocó oposiciones de cirugía general y del aparato digestivo. En juego estaban doce puestos de trabajo.

Mejuto se presentó al concurso y obtuvo la máxima puntuación. Este hecho desató un largo periodo político y judicial que hasta ahora no se ha cerrado. «Estoy nerviosa», relató ayer sin añadir una palabra más cuando se le preguntó cómo estaba minutos antes de ser ya definitivamente personal estatutario fijo del SES. Tras recoger su acreditación lloró. A los 49 años esta licenciada por la Universidad de Salamanca ha conseguido ser funcionaria tras trabajar como interina en los últimos seis años en el servicio de cirugía y aparato digestivo del hospital emeritense.

Entre 2007 y 2011 Mejuto dejó la bata por el despacho de consejera cuando aceptó la petición de Guillermo Fernández Vara de ser responsable de la sanidad extremeña. Vara desveló que Mejuto estaba inscrita para participar en las oposiciones de 2007 pero renunció para dirigir la Consejería de Sanidad y Dependencia. «Salió de ella rechazar presentarse a esa oposición siendo consejera. Sabía además que había una norma no escrita que a ello obligaba», declaró en su momento Vara.

A la segunda oportunidad, en 2011, dijo que sí, que buscaría dejar de ser interina médica tras dejar la política. El PSOE acababa de perder las elecciones regionales y el PP iba a gobernar. Mejuto era consejera en funciones cuando las convocó. Se fijó el tribunal y la fecha del examen.

El proceso, ya tutelado por el Gobierno de Monago, siguió sin zozobra y sin cambios a pesar de que CSI-F advirtió en dos ocasiones al Ejecutivo del PP que la participación de la exconsejera en la oposición aconsejaba cambiar el tribunal. El motivo era que lo presidía el doctor Luciano Santonja, que había sido jefe de Mejuto en el servicio del hospital de Mérida. El sindicato no tuvo éxito en su reclamación.

Solo la publicación de las notas de la prueba en enero de 2014 generó movimientos. Grandes movimientos. María Jesús Mejuto sacó un 93,333 sobre 100 puntos posibles. La más alta de todas. La segunda mejor fue 64 puntos. El examen solo lo aprobaron ocho opositores, los siete que eligieron plaza ayer y otro que ha decidido irse a ejercer su labor médica en Aragón.

Tras conocerse los resultados del examen se presentaron once recursos de aspirantes que no aprobaron. En abril de 2014 el SES anuló la nota de Mejuto por una supuesta relación de íntima amistad entre ella y Santonja. Mantuvo la puntuación del resto de los médicos que pasaron la criba. La exconsejera acudió a los tribunales en una doble vía, una por vulneración de derechos fundamentales, que perdió, y otra que ganó en mayo del año pasado. El periplo ha terminado: ya es cirujana con plaza fija en Badajoz.