Hoy

Extremadura ya cuenta con un catálogo para los castillos y las canteras

La Alcazaba de Badajoz.
La Alcazaba de Badajoz. / Hoy
  • La región tiene 492 elementos patrimoniales pétreos y 292 canteras históricas

El Proyecto Inventario Nacional de Canteras Históricas relacionadas con el Patrimonio Arquitectónico ha estudiado e inventariado un total de 492 elementos patrimoniales pétreos con la categoría de BIC en Extremadura, 252 en la provincia de Cáceres, y 240 en Badajoz, y ha localizado un total de 292 canteras históricas, 152 en la provincia de Cáceres y 140 en Badajoz.

Este estudio sobre las canteras históricas se ha realizado con "el objetivo de identificar las zonas de donde fueron extraídas las piedras que dieron soporte a la construcción de los elementos más significativos del ámbito defensivo de la comunidad, según ha señalado el director general de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural, Francisco Pérez Urbán, durante la presentación de este estudio realizado por el Instituto Geológico Minero de España (IGME) en colaboración con la Junta de Extremadura.

Según ha señalado Pérez Urban, se trata de un trabajo que aporta un doble valor en el conocimiento del patrimonio, por un lado conocer los procesos de extracción y de transporte y así ver cómo se gestionaba la construcción, y también la posibilidad de trabajar con el material y hacer pruebas técnicas sin tener que usar las piedras que forman parte de los propios edificios.

"Al estudiarlas nos permiten ver cómo se encuentran esas canteras y así desarrollar estrategias de conservación, por lo que tenemos dos trabajos: inventariarlas y establecer medidas para la conservación de este patrimonio", ha apuntado Pérez Urbán.

Por su parte, el director del Departamento de Infraestructuras Geocientíficas y Servicios del IGME, José Manuel Baltuilles, ha indicado que se eligió Extremadura para iniciar el proyecto porque reunía las "condiciones óptimas" para hacerlo", al tiempo que ha elogiado el trabajo realizado desde el Gobierno regional para poner en marcha este proyecto y llevarlo a cabo.

Para la ejecución de este programa se ha contado con la estrecha colaboración de la Dirección General de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural de la Junta de Extremadura, así como el Instituto Tecnológico de Rocas y Materiales de Construcción (INTROMAC), el Consorcio Ciudad Monumental de Mérida y personal del Instituto de Arqueología de Mérida (IAM-CSIC).

De esta forma, Pérez Urbán y Baltuilles han ahondado en la necesidad de establecer líneas de trabajo conjuntas entre diferentes administraciones, según ha informado la Junta de Extremadura en nota de prensa.

De los 492 monumentos estudiados, el 53 por ciento presentan un carácter defensivo (castillos, torres, casas fuerte, etc.), el 23 por ciento son edificios religiosos (catedrales, iglesias, monasterios, etc.), el 13 por ciento edificios civiles (palacios, casas nobiliarias, etc.), y 11 por ciento con la categoría de otros (puentes, fuentes, acueductos, etc.).

Objetivos del proyecto

El proyecto Inventario Nacional de Canteras Históricas relacionadas con el Patrimonio Arquitectónico, continuador de la línea de colaboración entre el Gobierno regional y el IGME constituye un proyecto "pionero e inédito" en el territorio nacional, siendo Extremadura la primera comunidad autónoma donde se desarrolla.

El objetivo principal de este proyecto es conocer las áreas de explotación históricas (canteras) de las que se extrajo el material pétreo para la construcción del patrimonio arquitectónico extremeño, tomando como eje de estudio los que poseen la categoría de Bien de Interés Cultural (BIC).

Con el conjunto de la información generada se podrá tener un mejor conocimiento de los edificios históricos, los materiales pétreos con que fueron construidos, disponibilidad de material original para futuras intervenciones, así como evaluar tratamientos de conservación en cantera, sin necesidad de dañar el material original en el edificio histórico.

De este modo, es posible identificar y caracterizar las rocas de construcción del patrimonio arquitectónico BIC; localizar y georreferenciar las canteras relacionadas con la construcción del patrimonio arquitectónico; promover figuras de protección y conservación de las canteras históricas, por su interés histórico, arqueológico, etnológico; y elaborar cartografías en detalle de las áreas de explotación históricas para su conservación, uso turístico o educativo.

Además de crear una base de datos nacional de canteras históricas relacionadas con el patrimonio monumental y facilitar a la autoridad competente las futuras labores de restauración, sustitución o restitución en la intervención en el patrimonio conforman las líneas maestras de este proyecto.

Este proyecto se inició hace cinco años gracias a una "estrecha colaboración" entre la Junta de Extremadura y el Instituto Geológico y Minero de España (IGME), con motivo de la Comisión de Supervisión del Plan Nacional de Arquitectura Defensiva (PNAD), liderado por el Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE) del Ministerio de Cultura, Educación y Deportes.