Hoy

El 45% de la biomasa que consume la comunidad procede de otra región

Trabajos para la obtención de biomasa. :: hoy
Trabajos para la obtención de biomasa. :: hoy
  • Esta energía renovable podría sustituir a los combustibles fósiles en más de 2.400 calderas, la mayoría de ellas en edificios públicos

cáceres. El 45 por ciento de las casi cuatrocientas mil toneladas anuales de biomasa que se consumen en la región procede de otra comunidad autónoma española. Y ello a pesar de que la región tiene potencial para extraer en condiciones de rentabilidad más de cuatro millones de toneladas, o sea, diez veces la cantidad que gasta en estos momentos.

La conclusión figura en 'Visión general del sector de la biomasa energética en Extremadura', un análisis elaborado por Cosme Segador, director de Agenex (Agencia Extremeña de la Energía), quien lo presentó el pasado mes de diciembre en Valverde del Fresno, durante las Jornadas sobre el aprovechamiento de la biomasa en las comarcas de Sierra de Gata y Las Hurdes.

El documento es una radiografía a escala regional del sector de la biomasa, o sea, de la materia orgánica originada en un proceso biológico, espontáneo o provocado, utilizable como fuente de energía, en definición de la Real Academia de la Lengua. Según el estudio de Segador, Extremadura utiliza en la actualidad 368.285 toneladas de este material, y el ochenta por ciento de esa cantidad se dedica al abastecimiento eléctrico de las plantas que hay en Mérida (164.103 toneladas de consumo) y Miajadas (131.282).

La de la capital autonómica la promueven ENCE Energía y Celulosa, tiene una potencia de veinte megavatios y produce 160 gigavatios a la hora. La ubicada en la provincia de Cáceres es de Acciona, tiene 16 megavatios de potencia y produce 128 gigavatios a la hora, una cantidad equivalente a la que necesitarían cuarenta mil hogares, según precisa el estudio, que utiliza cifras relativas a los ejercicios de 2015 y 2016.

Tras estas dos plantas, el tercer puesto en la lista de usuarios de biomasa como fuente de abastecimiento es el sector industrial, que gasta 65.967 toneladas. Muy por detrás aparece el uso doméstico, con 4.666 toneladas, o lo que es lo mismo, el uno por ciento de las casi cuatrocientas mil que emplea la comunidad autónoma cada año. La tarta estadística del gasto de esta fuente de energía renovable en la región se completa con las 1.309 para el sector servicios y 957 de las administraciones públicas.

Precisamente el informe del director de la Agenex detalla, en su capítulo de conclusiones, que hay 2.431 calderas repartidas por el mapa autonómico que podrían abastecerse de esta materia orgánica y que actualmente funcionan gracias a otras fuentes de energía.

La gran mayoría de esas instalaciones -en concreto, 84 de cada cien- están en edificios de titularidad pública. En concreto, hay más de novecientas en instalaciones deportivas, cerca de quinientas en colegios, casi ciento cincuenta en bibliotecas y una cifra similar en juzgados; casi un centenar en institutos de enseñanza, más de noventa en centros de salud... En el sector privado, hay más de doscientas calderas en explotaciones agroganaderas que se sirven de un combustible que no es la biomasa cuando podrían utilizar este. En la misma situación están cerca de un centenar de empresas alimentarias, precisa el informe elaborado por Segador, que también desglosa de dónde podría sacar la región más de cuatro millones de toneladas de materia seca -o sea, efectivas, descontado ya el porcentaje de humedad- de biomasa para explotar en condiciones de rentabilidad. Casi 1,7 millones de toneladas de materia seca corresponderían a cultivos energéticos y más de 1,6 serían de origen agrícola. Las casi setecientas mil restantes serían biomasa forestal, en gran medida obtenidas de dehesas.