Hoy

El juzgado da quince días más de plazo a Fairmont para que compre al fin Grabasa

Casi un año después de que presentara formalmente la oferta de compra, la canadiense Fairmont Resources sigue sin poner el dinero para adquirir Grabasa. La empresa de Burguillos del Cerro, sus modernas instalaciones y sus 22 canteras de granito, dejó de tener actividad en 2012 y entró en un concurso de acreedores sin perspectivas de salvación hasta que Fairmont comunicó en abril que se iba a quedar sin ella por 2,7 millones. Pero no ha sido así tras incumplir hasta en tres ocasiones los plazos dispuestos por el juzgado de lo Mercantil para formalizar la compraventa.

El último fue el miércoles pasado. Ayer, el juzgado aceptó un nuevo aplazamiento, a petición de Fairmont, aunque esta vez es muy breve. Tiene hasta el 8 de marzo para depositar el dinero necesario para que sea una realidad la compra de Grabasa. Si no lo hace es posible en esta ocasión que no admita una nueva solicitud de prórroga y busque otras alternativas para cerrar un concurso de acreedores que se abrió en julio de 2011. Se podría ir finalmente a liquidación, aunque no es la solución deseada ni por el juzgado ni por la administración concursal del caso. Se han recibido otras propuestas para quedarse con Grabasa pero no ofrecen garantías ni la continuidad del negocio.

Fairmont solo ha puesto 150.000 euros de los 2,7 millones que recoge su oferta de compra de la industria extremeña. Esa propuesta detalla el pago de 1.520.000 euros por sus 22 canteras; 468.345,21 por la maquinaria y 438.127,75 euros por varios terrenos y fincas.