Hoy

Herrera dice que hay menos robos en el campo pero más importantes

  • Fuerzas del orden, organizaciones agrarias y Administración regional creen que el nuevo decreto está siendo efectivo

El número de infracciones penales por robos de aceitunas en el campo se ha reducido en un 41,62%, al pasar de 197 infracciones penales en la campaña anterior a 115 en la presente campaña a fecha de este miércoles, como también se han reducido el número de kilogramos sustraídos en un 29%, según anunció la delegada del Gobierno en Extremadura, Cristina Herrera.

La delegada del Gobierno en Extremadura ofreció estos datos en declaraciones a los medios previas a una reunión en la Delegación en Badajoz con las organizaciones agrarias, representantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y de la Junta de Extremadura en relación a los robos en el campo.

Al respecto, detalló que según los datos estadísticos de la Guardia Civil, hay una bajada significativa del número de robos. También se ha reducido el número de kilogramos sustraídos en un 29 por ciento, pasando de 516,520 toneladas a 366,681 toneladas.

Sobre estos robos Herrera explicó que el «modus operandi va cambiando» y los pequeños robos han ido disminuyendo, pero ha habido otros «mucho más cuantiosos» en los que se roban los remolques que ya están cargados de aceitunas «para venderlos, bien porque se los llevan a otras comunidades limítrofes, o bien porque con esos camiones intentan hacer otros robos más importantes». En este sentido, indicó que una banda organizada está prácticamente desarticulada tras las dos últimas detenciones registradas en Córdoba de un total de ocho y diez personas detenidas.

Aunque no la apuntó la delegada, existe otra posible causa en el descenso del número de robos, y es que la campaña de recogida de la aceituna marcha con retraso respecto a otros años.

El director general de Agricultura y Ganadería de la Junta de Extremadura, Antonio Cabezas, señaló que se han decomisado y se han destruido unos 3.000 kilos de aceitunas robadas hasta la fecha dado que la campaña no ha terminado, a la vez que hizo hincapié en que el nuevo decreto aprobado en otoño «ha servido para dar un apoyo importante a las fuerzas del orden público a la hora de controlar este problema».

Igualmente valoró que este decreto que lleva cuatro meses en vigor es positivo y «un arma legal que la propia Guardia Civil tiene para poder realizar mejor su trabajo» que «disuade en algunas ocasiones a los amigos de lo ajeno» y a quienes lo han recepcionado.

Organizaciones agrarias

Por su parte, el presidente de Apag Extremadura Asaja, Juan Metidiri Izquierdo, resaltó que lo que han pulsado con los agricultores o las cooperativas es que la situación «tiene poco que ver con el pasado año» aunque sigue habiendo robos, respecto a lo cual lamentó que son un número menor pero de mayor cantidad de kilos.

Sobre la evolución de este decreto de trazabilidad y el parecer de las organizaciones agrarias sobre el mismo, opinó que está evolucionando bien aunque «con algunas cosas que mejorar dado que, en su opinión, hay que facilitar algo más la burocracia».