Hoy

El número de jóvenes que vive con sus padres crece hasta el 84%

Una joven emancipada en su domicilio.
Una joven emancipada en su domicilio. / HOY
  • Según el último informe del Consejo de la Juventud, solo el 31% de los extremeños entre 16 y 29 años tiene un empleo

El 30,8 por ciento de los jóvenes entre 16 y 29 años tiene empleo y tan solo el 16,4 por ciento se ha emancipado, lo que refleja la situación precaria que atraviesa este sector de la población, según ha asegurado hoy la presidenta del Consejo de la Juventud de Extremadura (CJEx), Elena Ruiz.

En rueda de prensa para presentar los últimos datos del Observatorio de Emancipación Joven de la región, pertenecientes al primer trimestre del pasado año, Ruiz ha afirmado que la tasa de paro en Extremadura es de las más altas del país, con el 42,1 por ciento.

Para la presidenta del CJEx, la situación es "bastante complicada" y, por ello, defiende que se pueda estudiar este documento para aplicar medidas, con el objetivo de reducir el paro en la población juvenil y mejorar las condiciones laborales de los mismos.

Según ha dicho, casi el 84 por ciento de los jóvenes vive aún con sus padres porque en caso de emanciparse estarían "sobreendeudados", ya que el sueldo medio que tienen, algo más de 700 euros, no es suficiente para pagar el alquiler y los demás gastos.

"Necesitamos ayudas para poder alquilar o comprar una vivienda, incluso sale más barato hipotecarse que mantener un alquiler", ha agregado.

En este sentido, ha detallado que, según los estudios realizados, se necesitarían una media de 115 euros al mes de ayuda para el alquiler, mientras que para la adquisición de un hogar sería de mil euros anuales, por lo que es más asequible esta última.

A preguntas de los medios sobre si han transmitido esta medida a la Junta de Extremadura, Ruiz ha manifestado que sí lo han hecho y que el Gobierno regional entiende que hay que fomentar las ayudas al alquiler.

Una de las mayores preocupaciones para el Consejo de la Juventud es la pérdida de población joven en la región, que en los últimos seis meses ha sido de casi 2.000 personas, la mayor parte de ellas por emigración, aunque Ruiz considera que no es un dato real y que es mayor, ya que habrá gente que no se habrá registrado fuera de la comunidad.

"Es la mayor subida de los últimos 7 años, por lo que estamos perdiendo cada vez más personas", ha advertido.

Este hecho repercute, a su vez, en el número de personas que están activas, que ha disminuido en 5.300 jóvenes, junto con aquellos que han pasado a la inactividad porque han vuelto a cursar estudios, principalmente.

En otro sentido, Ruiz ha hecho referencia a la temporalidad del empleo y a la "sobrecualificación", la cual afecta más a las mujeres, ya que siete de cada 10 trabajadoras desempeña un puesto que requiere menor formación de la que tienen.

Según la presidenta del CJEx, el 97 por ciento de las nuevas contrataciones son temporales y el 20 por ciento de los empleos son de insuficientes horas, un dato que sería bueno si el número de jóvenes emancipados fuera mayor.

Las consecuencias de esta precariedad para el CJEx son la pobreza, el riesgo de exclusión social juvenil y una emancipación cada vez más tardía, y calculan que unos 35.500 jóvenes extremeños podrían beneficiarse del sistema de Garantía Juvenil, que ofrece una formación complementaria o un trabajo de calidad.