Hoy

Altadis recibe 80 denuncias en la región por venta de tabaco ilegal

  • Se trata del 6% de todas las que se recibieron en España a lo largo del año pasado por este motivo

La compañía Altadis recibió alrededor de 80 denuncias de puntos de venta ilegales de tabaco en Extremadura a lo largo del pasado año, lo que representa el 5,8 % del total (1.360).

Gracias a la colaboración ciudadana, Altadis ha podido reportar a las autoridades 1.360 puntos de venta ilegales de tabaco durante 2016, merced a sus dos plataformas digitales dirigidas a combatir el contrabando de tabaco: 'nocontrabando.altadis.com' y la app para dispositivos iOS y Android 'NO Contrabando'.

De las 1.360 denuncias recibidas, 797 correspondieron al segundo semestre del año, cuando el ritmo de las mismas aumentó un 41,6% respecto al semestre anterior.

Por meses, los de mayor actividad han sido julio (173), octubre (158) y noviembre (155).

La procedencia de las denuncias coincide con aquellas comunidades autónomas más golpeadas por el contrabando de tabaco. Así, Andalucía ha acumulado el 68,8% de los avisos recibidos, seguida de Comunidad Valenciana (6,9%), Comunidad de Madrid (6,1%) y Extremadura (5,8%).

Por provincias, las que han registrado un mayor número de denuncias han sido Sevilla (25%), Córdoba (13,9%), Cádiz (10,7%) y Málaga (10,4%), seguidas de Madrid, Badajoz, Alicante y Huelva.

Respecto al origen de las denuncias, la aplicación para smartphones de Altadis ha sido el canal elegido para la realización del 25,6% del total, pese a que su lanzamiento se produjo en el mes de junio.

Altadis considera que la sensibilización e implicación de toda la sociedad en la resolución de este problema es la mejor y más efectiva herramienta para luchar contra el comercio ilícito de tabaco, en tanto que hasta las grandes operaciones frente al contrabando de este producto comienzan a menudo con denuncias de ciudadanos que ponen tras la pista a las autoridades.

Las tiendas minoristas de venta al público en las que está prohibida la venta de tabaco acumulan un importante volumen de denuncias, seguidas de los bares que no utilizan las máquinas expendedoras destinadas al comercio legal y las viviendas particulares que realizan esta actividad ilegal.