Hoy

2017 ya tiene su agenda de noticias

Obras en la plataforma del AVE en la región, en concreto a la altura de La Garrovilla.
Obras en la plataforma del AVE en la región, en concreto a la altura de La Garrovilla. / Brígido
  • Habrá oposiciones, PSOE y PP celebrarán congresos, el caso Valdecañas cumplirá 10 años...

El sempiterno AVE, las inversiones en materia de infraestructuras, el proceso judicial al complejo Marina Isla Valdecañas, el examen a Vara y Monago en los congresos regionales de sus respectivos partidos políticos, las oposiciones... 2017 asegura novedades en distintos ámbitos de la actualidad extremeña. Aquí, algunas claves para entender lo que deparará el nuevo año.  

Empleo

2017 será un año de oposiciones en Extremadura. Además de las ya confirmadas por la Consejería de Educación, referentes a Secundaria y que se celebrarán como viene siendo habitual en junio, tanto el Servicio Extremeño de Salud como la Junta han anunciado que habrá también convocatoria de procesos selectivos este nuevo año.

Respecto a las de Sanidad, serán un mínimo de 890 plazas, correspondientes a las ofertas públicas de empleo (OPE) de 2014, 2015 y 2016. Esta última es la más alta de las tres con 486 plazas. Pero, además, el SES estudia la opción de renunciar a las de 38 de 2014 e incluir, en su lugar, la correspondiente a 2017 para lograr así superar el millar de plazas.

En cuanto a las de la Administración General, que en este 2016 ha llevado a cabo las pendientes de personal laboral, la Consejería de Hacienda también ha adelantado que habrá convocatoria en 2017 y con un mínimo de 315 plazas, sumadas las ofertas de 2014, 2015 y la de 2016.

Tanto Junta como SES deben hacerlo porque es obligatorio que la convocatoria se produzca antes de que transcurran tres años desde la primera OPE que se incluya en la misma y esa primera oferta, en ambos casos, es la referente a 2014.

 

El camino hacia el AVE

El desarrollo de las mejoras en las comunicaciones ferroviarias de la región será otro de los aspectos que marque el año entrante. Aún está pendiente la puesta en servicio de un tren de altas prestaciones en la comunidad, una medida que fue anunciada para 2015 y que después se aplazó sin fecha debido a la falta de entendimiento entre el Ministerio de Fomento y las constructoras que ejecutan los trabajos, que reclamaban un incremento de la dotación de los contratos.

En septiembre se anunció que se habían resuelto estos problemas, pero ha habido que esperar a diciembre para ver cómo empiezan los trabajos de instalación de las nuevas vías entre Cáceres y Mérida (aún faltaría entre la capital autonómica y Badajoz). Pero no hay previsión sobre el final de las obras entre Plasencia y Cáceres, donde se conseguirá una importante rebaja de tiempos de viaje. Sin olvidar que se trata de una solución transitoria hasta la ejecución de una actuación mucho mayor, la llegada de la alta velocidad a Extremadura.

El nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha anunciado que visitará la región a principios de este año. Hace dos semanas compareció en el Congreso para dar a conocer sus líneas de actuación para la legislatura, y citó la conexión de Madrid con Extremadura dentro de la extensión de la alta velocidad y la transformación de la red convencional. A preguntas del diputado extremeño César Ramos, del PSOE, apuntó que mantiene su intención de visitar la comunidad en enero. También reconoció que los tiempos de viaje actuales son inaceptables y se mostró a favor de estudiar la electrificación de las vías extremeñas y de la creación de corredores para el transporte de mercancías.

Tribunales

El año que empezó el domingo será el del cumpleaños del caso judicial que protagoniza Marina Isla Valdecañas, el complejo residencial y de ocio ubicado cerca de Nalvamoral de la Mata y en el que tienen chalés algunos de los bolsillos más holgados de España. En 2017 hace una década que el asunto llegó a los tribunales. Y no hay certeza alguna, más bien lo contrario, de que el asunto vaya a finiquitarse a lo largo del ejercicio que ha empezado.

En marzo del año 2015, el TSJEx (Tribunal Superior de Justicia de Extremadura) emitió un auto en el que encargaba a la Estación Biológica de Doñana que elaborara un informe en el que se respondiera a cinco preguntas claves relacionadas con el resort levantado sobre unos terrenos que deben ser «restituidos a su estado original», según ordenó primero el TSJEx y luego el Tribunal Supremo. Justo un año después de ese auto, es decir, en marzo de 2016, Xavier Querol, el prestigioso científico que está al frente del equipo que hará ese informe, confirmó a HOY que no habían empezado a trabajar en él. Y en diciembre de 2016, preguntado por este asunto, el TSJEx dice que el informe solicitado, no solo no se espera de forma inminente, sino que dada su complejidad es posible que tarde todavía más de un año.  Además, la Sala no descarta que una vez recibido, necesite solicitar otros informes

Entre la compleja tarea encargada a la Estación –un organismo de evidente vocación medioambiental adscrito al CSIC, el Centro Superior de Investigaciones Científicas– está «el seguimiento completo, durante el tiempo que fuera necesario, de las poblaciones de aves de la zona», según especifica el auto. La quinta de las cinco preguntas que deben contestar los expertos es directa: ¿Qué sería mejor desde la óptica medioambiental, dejar el lugar tal como está o echar abajo todo lo construido? En su día, el TSJEx ya aclaró que su decisión solo tendrá en cuenta criterios medioambientales y no económicos. O sea, que a los magistrados les da igual lo que cueste echar abajo el resort. La Junta citó en su día el elevado coste de la demolición como uno de los argumentos para defender la inejecución de la sentencia. Según sus cálculos, entre la demolición y las consecuencias sobre el empleo, la repercusión económica superaría los treinta millones de euros.

Fomento 

Lejos quedan los tiempos en los que los políticos anunciaban nuevas autovías como si crecieran en la cuneta. A Huelva, a Valencia, a Granada, entre Zafra y Jerez... La retahíla de promesas quedó cortada con la llegada de la crisis. Se supone que la recesión ha pasado ya, pero los anuncios grandilocuentes no han regresado. Un vistazo a la documentación oficial no permite ser demasiado optimista. A nivel regional, el proyecto de Presupuestos para el año recién estrenado recoge dinero para apenas un puñado de grandes obras. La Ronda Sur de Badajoz tendrá 2,4 millones para un proyecto que cuesta casi 41, pero parece difícil que puedan gastarse dado que los trabajos ni siquiera han comenzado, e incluso no hay constancia de que el proyecto de obras esté finalizado. Algo parecido sucede con la ronda sureste de Cáceres, donde se recogen 2 millones de un total de 32. Por supuesto, no hay nada previsto para la que sería la Ex-A4, la autovía que debiera unir por carretera las dos capitales provinciales.

Las únicas buenas noticias por ese lado llegan para la Plataforma Logística pacense, para la que habrá 11,7 millones en unos trabajos que pueden comenzar inmediatamente; y para la carretera de Montehermoso, que supone un acceso a Plasencia desde la A-66, y cuyo desdoblamiento acabará a comienzos de 2017 gracias a los 3,4 millones consignados.

Inversiones del Estado

Las noticias son aún más desalentadoras si atendemos a las obras que dependen del Estado. Aún no hay Presupuestos de 2017, pero las intenciones parecen claras.

Según las cuentas vigentes de 2016, la duplicación de la salida de Badajoz por la carretera de Granada (N-432) debería estar en marcha, lo mismo que la variante de Malpartida de Cáceres en la N-521, pero no lo están. Solo la carretera del Jerte (llamada N-110) marcha a buen ritmo.

Por lo demás, nada se sabe de la A-43 (la autovía al Levante, de la que se empezó a hablar hace más de quince años), de la A-81 (la duplicación de la N-432 hasta Granada) o la A-83 (de Badajoz a las playas onubenses). Ni siquiera se espera que comience de una vez la rehabilitación del teatro María Luisa de Mérida, que lleva esperando más de una década y del que se dijo que las obras comenzarían de una vez antes de que concluyera el pasado año 2016.

Política

En el plano político, durante 2017 no se esperan grandes sorpresas. Tanto PSOE como PP celebrarán congresos regionales y cada uno de estos dos partidos mayoritarios tiene a sus líderes afianzados y no se atisban aspirantes a sustituirlos ni corrientes alternativas dentro de las mismas siglas. Se puede anticipar por tanto que, más allá de la dinámica parlamentaria en la Asamblea, donde el PSOE gobierna sin mayoría absoluta y unas veces se apoya en Podemos y otras en el PP, los partidos políticos navegarán en aguas calmadas, entre otras razones porque no hay citas electorales en el horizonte.

Entre los socialistas no se discute el liderazgo de Guillermo Fernández Vara, sobre todo tras su papel previo a la dimisión de Pedro Sánchez, cuando se erigió como una de las voces más escuchadas en Ferraz. El calendario del PSOE extremeño pasa primero por la celebración de asambleas locales en las que se discutirá qué modelo de partido se quiere debido a las tensiones territoriales, sobre todo con Cataluña. A continuación, siempre antes del mes de junio, habrá un congreso regional que se supone respaldará unánimemente a Guillermo Fernández Vara, quien a mediados de diciembre expresó su intención de presentarse a la reelección. Después llegarán los congresos provinciales, donde nunca se descarta que se presente un candidato alternativo a Rafael Lemus en el caso de Badajoz, o Miguel Ángel Morales en Cáceres.

En cuanto al Partido Popular, el 2017 también va a ser año de congresos. Son cada cuatro años y el último fue en 2012. Esta vez llegan con retraso debido a la repetición de elecciones de este año. Pero su calendario está fijado. El segundo fin de semana de febrero será el congreso nacional en Madrid y antes de Semana Santa tocan los regionales, entre ellos el de Extremadura. En este punto a José Antonio Monago, que ya ha mostrado su deseo no solo de repetir presidencia sino además ser candidato en 2019, nadie le hace sombra en esta formación pese al poder que perdió el PP en 2015 en Extremadura.

A continuación el calendario popular marca que los congresos provinciales se celebren antes del verano. Y a partir de septiembre tendrá lugar la renovación de las juntas locales.

En Podemos el secretario regional, Álvaro Jaén, recibió el respaldo de las bases de esta formación el pasado noviembre, mientras que a finales de diciembre su líder nacional, Pablo Iglesias, salió igualmente ganador en el pulso que mantenía con otros sectores de Podemos, donde Extremadura se asocia a la corriente oficialista más cercana a Iglesias, todo lo cual vaticina un 2017 sin sobresaltos para el partido morado en la región. En cuanto a Ciudadanos no se observan tensiones en Extremadura más allá de las que puedan provocar sus concejales en la capital pacense, donde el próximo año no es completamente descartable una moción de censura para desalojar al alcalde popular, Francisco Javier Fragoso, que gobierna en minoría también frente a PSOE y Recuperar Badajoz (Podemos). Ciudadanos está ejerciendo de partido bisagra, pero ha mostrado varias veces su descontento con la gestión del PP. Aunque recientemente se ha posicionado en contra de apoyar una moción de censura, la oposición pacense se ha mostrado en las últimas semanas imprevisible y desde que el concejal portavoz de Podemos ha vuelto a hablar de que no está cerrado a esa moción de censura, cualquier maniobra es posible.

Economía

El nuevo año también trae una reforma fiscal en Extremadura, aunque de bajo calado. El pasado 15 de diciembre entró en vigor la Ley de Medidas Tributarias, que tiene un impacto previsto de 8,9 millones de euros al año. Contiene cambios en el IRPF, Patrimonio, Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, Donaciones y ecotasa.

Sin embargo, los cambios introducidos afectarán a ciertos sectores, como las compañías eléctricas y el juego, o a acciones concretas, como aquellos que suscriban escrituras notariales o quieran realizar donaciones. Por el contrario, otra de las medidas, de aplicación desde el 1 de enero, llega a prácticamente toda la población. Se trata de la rebaja del canon del agua mediante la introducción de un mínimo exento de dos metros cúbicos por vivienda al mes. Esta reducción, destinada a excluir del pago las necesidades más básicas de agua, permitirá a los extremeños ahorrar 1,5 millones de euros, según recoge la memoria económica de la citada ley. Pero apenas supone 20 céntimos al mes por vivienda, es decir, 2,4 euros al año.

En materia económica el nuevo año debe traer también un nuevo sistema de financiación autonómica. Del actual, del año 2009, existe consenso sobre que resulta demasiado farragoso, poco transparente al ciudadano y que no aporta a las regiones los ingresos necesarios para sostener la sanidad, la educación y la dependencia, tres ejes del Estado del bienestar que gestionan las comunidades. Asimismo, también hay dudas sobre el modo en que se realiza el reparto entre comunidades para asegurar los principios de equidad y solidaridad. En concreto, hay regiones y partidos que piden que reciba más quien más aporte en lugar de atender a cuestiones como el envejecimiento de la población y la dispersión, como se hace en la actualidad. Una revisión de este modelo podría perjudicar a Extremadura, que el año pasado recibió 2.700 millones de euros del sistema de financiación.

Por su parte, la región pide incidir en este tipo de parámetros, especialmente en la evolución demográfica, por el peso que tendrá en servicios como la sanidad y la atención a la dependencia.