Hoy

Directo

La Junta defiende sus cuentas como instrumento para "acompañar" en la recuperación

directo

/ Brígido

  • Destaca que también deben servir para sentar las bases "para un mejor futuro"

La consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta, Pilar Blanco-Morales, ha afirmado que los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Extremadura (PGEx) para 2017 "ha de ser el instrumento para acompañar a la sociedad en esta frágil e incipiente recuperación económica y sentar las bases para un mejor futuro".

Blanco-Morales se ha manifestado de esta forma este viernes en la Asamblea de Extremadura durante su intervención en la sesión plenaria para el debate de totalidad del proyecto de Ley de Presupuesto de Extremadura para 2017, en la que ha presentado las cuentas elaboradas por el ejecutivo.

Dichos PGEx contemplan un montante total de 5.171,6 millones de euros, lo que supone un incremento del 0,3 por ciento con respecto a los del presente ejercicio.

Un incremento del presupuesto que supone 14,2 millones de euros más para 2017, según ha señalado este viernes la consejera de Hacienda y Administración Pública, al mismo tiempo que ha asegurado que se trata de unos "Presupuestos claros, reales y veraces", que permiten saber de dónde vienen los recursos y que se invierten "para mejorar la vida de los extremeños y crear una sociedad más justa e igualitaria".

De este modo, ha recordado que la deliberación de estas cuentas "se inició con los grupos y agentes sociales en septiembre "en un ejercicio excepcional de compartir información necesaria para tener una imagen fiel de las cuentas públicas de Extremadura", tanto en lo referido a 2016 como a los ingresos con los que se cuenta para 2017, además de las políticas de gasto.

Asimismo, "Extremadura mantiene un crecimiento sostenido y moderado, por encima de la Zona Euro", ha destacado la consejera de Hacienda y Administración Pública.

En su intervención, Blanco-Morales ha explicado que en el proyecto de presupuestos para 2017 "se incrementa la inversión en políticas sociales y económicas respecto a 2016, sin dejar de lado el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria, siempre en un escenario plurianual".

La Junta de Extremadura maneja para 2017 una previsión de crecimiento de la economía extremeña del 2,4 por ciento, que la consejera de Hacienda ha enmarcado en un "crecimiento sostenido" de la comunidad por encima de la zona euro.

En cualquier caso, ha apuntado que "mientras se mantenga la desigualdad, las altas cifras de desempleo" y haya que "atender a los más necesitados", este "crecimiento moderado" no va a llevar al Ejecutivo extremeño "ni a la complacencia ni a mensajes de satisfacción que no se corresponden en la realidad".

Y es que la Junta entiende "que hay que seguir creciendo, hay que crecer más", y que este crecimiento "debe llegar a todos y cada uno de los hogares extremeños y de los ciudadanos".

Respecto a la deuda pública de Extremadura, ésta se sitúa por encima de los 4.000 millones de euros, con la que se sitúa como la cuarta comunidad autónoma con menos deuda de España en el segundo trimestre del año.

Según los datos aportados por la consejera, Extremadura ha reducido la carga de los gastos financieros de los 134,3 millones en 2015 a 89,7 en 2016, un ahorro que "lógicamente permite destinar más fondos a políticas sociales y económicas", ha señalado Blanco Morales, quien ha resaltado que "a día de hoy, el principal acreedor" de la Junta "es el ICO a través de los Fondos de Liquidez Autónoma (FLA)".

En ese sentido, Blanco-Morales ha reclamado que esa financiación que presta el Estado "no suponga carga financiera para las comunidades autónomas". La consejera también ha destacado los datos de pago a proveedores, respecto del que la Junta ya "cumple con el plazo de pago medio", y tras abonar más de 70.000 facturas, se ha "evitado la retención de fondos por parte del Estado", y en la media de pago en octubre se sitúa en 17 días.

Objetivos de estabilidad

Blanco-Morales ha reiterado que el objetivo de la Junta de Extremadura de alcanzar la estabilidad presupuestaria en el 2018, y ha avanzado que "la previsión para este ejercicio es disminuir aproximadamente en un punto el déficit de 2015", por lo que ha calculado que a finales de este año, el déficit se situará "ligeramente por encima" del 1,4 por ciento.

Para todo, la consejera extremeña de Hacienda ha reclamado la colaboración del Estado, así como el establecimiento de un objetivo de déficit "que se ajuste a la realidad económica de Extremadura", así como un "tiempo razonable, el mismo que la Unión Europea ha concedido al Reino de España".

Ante esta situación, Blanco Morales ha considerado "muy importante" que en el conjunto del país "se aborde de manera sistemática, rigurosa y sobre todo dialogada" con las comunidades autónomas, un modelo fiscal "basado en la solidaridad y la garantía de los servicios públicos esenciales".

En paralelo, la consejera ha abogado por abordar la reforma del modelo de financiación autonómica que permita, "en alianza con otras comunidades autónomas", mejorar la financiación desde el Estado, de la sanidad, de la educación y de la dependencia como "pilares del Estado de bienestar", y que son "los principales gastos" que realizan las comunidades.

Políticas sociales

Además, la consejera de Hacienda ha reafirmado que el "corazón" de estos Presupuestos para 2017 son las políticas sociales, a las que se destinarán 6,5 de cada diez euros con los que cuenta este proyecto de Presupuestos "se destinan a garantizar los derechos de las personas", así como "el mantenimiento de la calidad de los servicios públicos", al desarrollo económico y social sostenible, y a "continuar por la senda del crecimiento".

Según los datos que ha aportado, las partidas dirigidas a políticas sociales y económicas "representan más del 90 por ciento del presupuesto", de tal forma que las políticas sociales se incrementan respecto en 34,4 millones de euros respecto a este año, hasta alcanzar los 3.375,5 millones de euros.

La consejera ha reafirmado que "educación, sanidad y servicios sociales son el puntal" del PGEx de 2017, unos factores que según Blanco-Morales, "demuestran su eficacia para promover el crecimiento económico".

Ese "esfuerzo" de la Junta de Extremadura en las políticas sociales "se centra en los ámbitos de la educación, la sanidad, la dependencia y el empleo", ha señalado la consejera, quien ha indicado que el presupuesto destinado a Sanidad sube un 0,3 por ciento respecto a este año, hasta situarse en los 1.539,1 millones de euros.

En su intervención, Blanco-Morales ha señalado que en el escenario actual de "ciertas volatilidades" y "algunas incertidumbres", es necesario de "todo el esfuerzo" de las cuentas públicas de Extremadura se oriente a "reforzar la cohesión social" y a "consolidar" el tejido productivo.

Para el Ejecutivo extremeño, el presupuesto de 2017 es "la mejor manera de construir el necesario e imprescindible marco de confianza para el crecimiento y el progreso de la región".

Asimismo, por su parte, educación recibirá 2,4 millones de euros más que en 2016, lo cual se sitúa en 1.1016,6 millones de euros, con la gratuidad de los libros de texto, transporte público, o mantenimiento aula matinal.

En cuanto a las políticas de empleo, se han incrementado en un cinco por ciento con respecto a 2016, 13 millones más, con un montante total de 262,5 millones de euros. A políticas de cultura se han destinado 56,6 millones de euros; 8,4 para el Instituto de la Mujer de Extremadura (IMEx); 6,6 a juventud; y a vivienda se han destinado 44,1 millones de euros, ha destacado.

En definitiva, con esos presupuestos la Junta ha "sentado las bases de un crecimiento sólido", ha valorado Blanco-Morales, que ha reiterado que "no será suficiente ni satisfactorio mientras no se corrijan las desigualdades", ha concluido.