Hoy

El Consejo Escolar aprueba los nuevos criterios que rigen la admisión de los alumnos

Imagen de archivo de una profesora impartiendo clase bilingüe en inglés en un instituto.
Imagen de archivo de una profesora impartiendo clase bilingüe en inglés en un instituto. / Hoy
  • La federación de padres confía en que la puntuación que se otorga a la procedencia de secciones bilingües no genere discriminación

El Consejo Escolar de Extremadura ha dado luz verde al nuevo decreto de admisión de alumnos. Es decir, a los criterios que a partir del próximo curso establecerán la puntuación obtenida por cada escolar para acceder al centro educativo que elija.

De este modo, se prioriza con 10 puntos, frente a los 8 actuales, la proximidad del domicilio al centro escolar; cinco puntos para zonas limítrofes y cero para el resto. Además se darán cuatro puntos por cada hermano matriculado, uno si es el progenitor el que trabaja en el colegio y hasta 5 puntos por la condición de discapacidad del alumno; también 0,5 si se pertenece a familia numerosa, uno por enfermedad crónica, uno también a deportistas de alto nivel, cuatro puntos por acogimiento familiar, hasta tres por expediente académico (Bachillerato) y los mismos por continuar en programas bilingües.

Ha sido en este último apartado donde la Consejería de Educación se ha encontrado con el rechazo de los padres. De hecho, en la permanente del Consejo Escolar, reunida  el pasado 16 de noviembre, la Federación Regional de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Freapa) de la escuela pública protagonizó el único voto en contra del decreto de admisión.

«Debemos rechazar un decreto que propicia desigualdades entre el alumnado. Y esto es lo que se hace cuando se pretenden dar tres puntos a un escolar por proceder de una sección bilingüe», señaló entonces Joaquín León, presidente de Freapa.

El voto en contra de esta organización se convirtió ayer en abstención. «Aunque tenemos reservas, hemos optado por la abstención porque entre una y otra reunión hemos mantenido un encuentro con los responsables de la Consejería de Educación y nos han garantizado que el baremo con respecto a la procedencia de los centros y secciones bilingües no determinará la admisión», explicó ayer León. Es decir, no será decisivo a la hora de admitir o no a un escolar en el centro de turno que elija, «porque a priori hay plazas suficientes para todos», agregó el presidente de Freapa.

No discriminatorio

La Consejería de Educación, por su parte, mantiene que la puntuación por la procedencia bilingüe no es discriminatoria. «Aunque el proyecto de decreto otorga entre 1 y 3 puntos a los alumnos que han cursado educación Primaria en un centro o sección bilingüe, en la mayoría de los casos supondría un punto en el baremo, frente a los 10 establecidos por proximidad del centro al domicilio, o los 4 por tener un hermano o hermana matriculado en el centro solicitado», argumentó ayer públicamente el departamento que dirige Esther Gutiérrez.

Además, tal como reconoce Freapa, la Junta quiere potenciar el plurilingüismo en la escuela extremeña y, por eso, puntuar la procedencia bilingüe es un aliciente para que los escolares se decanten por acceder a centros y secciones.

«Sería poco racional no favorecer la continuidad del alumnado en los programas que vienen cursando por el hecho de cambiar de etapa y, en ningún caso, se priva al alumnado que no procede de una sección o centro bilingüe de poder acceder a esta, ya que los que no han podido acceder a estas enseñanzas en Primaria, ahora tienen otra oportunidad para poder optar a ellas», defiende Educación.

Por último, respecto a la situación económica del solicitante, según el nuevo baremo de admisión de alumnos, se pueden lograr uno o dos puntos en función de la renta per cápita. De esta forma, familias que por sus ingresos antes no lograban la puntuación máxima ahora sí podrían obtenerla en función del número de componentes, o bien lograr una valoración intermedia (de 0,5 a 1,5 puntos).