Hoy

La nieve irrumpe con fuerza en el norte de Extremadura

vídeo

Dos vecinos caminan con dificultad por las calles de la localidad. :: palma

  • La Guardia Civil tuvo que cortar durante horas el acceso al pueblo; varios conductores habían quedado atrapados

Parecía que no iba a llegar este otoño, pero ha tenido que ser a finales de noviembre cuando la nieve ha llegado a Extremadura. Y lo ha hecho además de una manera muy virulenta.

La localidad cacereña de Piornal, el techo de Extremadura con 1.175 metros sobre el nivel del mar, sufrió ayer los rigores del invierno retrasado. Sus vecinos trabajaron ayer para recuperar la normalidad tras haber sufrido por la mañana una importante nevada que dejó espesores de hasta 30 centímetros. Esta circunstancia ha dificultado el acceso por carretera al municipio y el tránsito en su interior.

El autobús de línea pudo salir de la población pero afortunadamente el autobús escolar no tuvo que hacerlo ayer ya que el día no era lectivo por el Día del maestro.

Según informaron a Efe fuentes municipales, las máquinas quitanieves comenzaron a trabajar alrededor de las 02.00 horas de la mañana pero debido a la fuerza del temporal «las carreteras no paraban de cubrirse».

En un primer momento se dio prioridad a la limpieza de la carretera del Valle del Jerte (CC-17.5 y CC-141), ya que es la que comunica con el Centro de Salud de las Casas del Castañar y el Hospital de Plasencia.

Las máquinas también ayudaron a varios conductores que se habían quedado atrapados en las distintas vías que dan acceso al pueblo.

Ya por la tarde, el enlace con la carretera del Valle del Jerte estaba abierto al tráfico, aunque era recomendable subir con cadenas y mucha precaución, indicaron las mismas fuentes. Estaba previsto que en las siguientes horas se abrieran los demás accesos a la localidad por la comarca de La Vera (CC-17.4 y CC-139) y se procediera a la limpieza de las calles del pueblo.

El alcalde piornalego, Ernesto Agudiez, pidió a la población «un poco de paciencia» a través de la redes sociales.