Hoy

Freapa recuerda que en el último curso se constató solo un caso de acoso a docente

  • «El punto de partida, la base de todo planteamiento, es la tolerancia cero hacia el acoso»

«El punto de partida, la base de todo planteamiento, es la tolerancia cero hacia el acoso, que es algo que nosotros tenemos muy claro, pero conviene recordar que el año pasado se constataron en Extremadura 99 casos de acoso en el ámbito educativo, de los que 98 fueron conflictos entre alumnos y solo uno tuvo como víctima a un profesor». La reflexión es de Joaquín Núñez, presidente de Freapa (Federación Regional Extremeña de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos), que cita un dato extraído de la última Memoria sobre convivencia en centros escolares. Se trata de un documento que elabora el Servicio de Inspección General de Educación y Evaluación, de la Consejería de Educación y Empleo de la Junta de Extremadura, y que recoge datos del curso pasado facilitados por 612 de los 619 centros que hay en la comunidad autónoma.

En la página 38 de ese informe se recoge que a lo largo del último curso se constataron 99 casos de acoso escolar, de los que 86 tuvieron como protagonistas a compañeros de clase. En doce ocasiones, víctima y agresor estaban en cursos distintos, y en un caso el perjudicado fue un docente.

«Según esta Memoria -amplía Núñez-, de cada diez denuncias por acoso, finalmente se constata que lo hubo en cuatro». «Está fuera de lugar hacer planteamientos que no se corresponden con la realidad», afirma el presidente de Freapa, que plantea «la necesidad de comprender que es normal que los padres se preocupen por la educación de sus hijos». De hecho, él apuesta «por abrir las aulas a la participación de los padres, una visión más moderna y más parecida a la de sistemas educativos exitosos a los que suele citarse como referencia».

En cuanto a la influencia de los grupos de Whatsapp de los padres de los alumnos como fuente de conflicto, Núñez comenta que «se daba más antes, cuando empezó a generalizarse su uso». «Además -apunta-, estos grupos los utilizan mucho más los padres de alumnos de Primaria y apenas los hay en el caso de los de Secundaria, que es precisamente donde se dan la mayoría de los casos de acoso». Él, que es profesor -en Formación Profesional- comenta que «cualquier docente sabe de sobra que si es víctima de algún tipo de conducta impropia, o de acoso, tiene recursos jurídicos a su disposición».