Hoy

Los afectados por el caso del higo de Jerez cobrarán más de 100.000 euros en intereses

Cortés y su abogado, conociendo la sentencia del caso en 2012.
Cortés y su abogado, conociendo la sentencia del caso en 2012. / HOY
  • Los agricultores ya recibieron 225.000 euros en una causa judicial en la que Luis Cortés fue condenado a cuatro años y dos meses de prisión

Cuatro años después de la sentencia, los 249 agricultores de la zona de Salvatierra de los Barros empiezan a recibir un dinero extra al que ya pudieron percibir por el impago de sus cosechas. El caso del higo de Jerez (llamado así porque fue el juzgado jerezano el que tramitó el asunto al estar Salvatierra en su comarca) condenó a prisión al dirigente agrario Luis Cortés y obligó a Caja Badajoz y Caja Rural de Extremadura a hacer frente a las indemnizaciones. Una vez asumido el pago principal de la deuda (224.302,10 euros), ahora los agricultores pueden cobrar lo que se les debe en concepto de intereses. Son más de 100.000 euros en total.

Los afectados deben solicitar a la Audiencia Provincial de Badajoz el abono de los intereses, generados entre 2001 y el 2012, año este en el que se dictó la sentencia por la que fueron condenados Cortés, dos hermanos y once personas más. Los agricultores son de Salvatierra, Salvaleón, La Parra, Feria, Nogales y La Morera. De momento, según ha constatado HOY, un centenar de los 249 productores han recibido ya su parte de dinero, que va en función de la cosecha entregada que no se le pagó. Si no reclaman las cantidades al juzgado no tendrán derecho a recibirlas.

El 1 de febrero de 2012 la Audiencia condenó a Luis Cortés, entonces responsable de COAG (ahora está en otra organización, La Unión) e impulsor de la cooperativa Iniciativa Rural, a cuatro años y dos meses de prisión. La cooperativa se creó como organismo almacenador de higos, lo que permitía recibir ayudas de la UE para la transformación del higo seco. La sociedad debía recoger y pagar a los agricultores las cosechas entregadas. No fue así.

A Cortés se le condenó (hubo conformidad entre el fiscal, defensas y acusaciones particulares) por tres delitos: administración desleal, falsedad en documento público y delito societario. Como responsables subsidiarios, Caja Rural y Caja Badajoz debieron abonar 74.901,67 euros y 149.400,33 euros, respectivamente, por el principal de la deuda. Ahora es posible cobrar por liquidación de intereses.