Hoy

Educación busca una salida para los repetidores de segundo de Bachillerato

Algunos de los alumnos repetidores del Bachillerato de Artes afectados.
Algunos de los alumnos repetidores del Bachillerato de Artes afectados. / J. M. Romero
  • Los alumnos lamentan que se les obligue a cursar asignaturas del currículum de la Lomce y a someterse a la prueba individualizada

La Consejería de Educación asegura que buscará una salida para los alumnos repetidores de Bachillerato con el fin de determinar qué asignaturas requieren para la obtención del título y qué prueba posterior deben realizar.

Se trata de estudiantes que realizaron el pasado curso segundo de Bachillerato con las materias determinadas por la anterior ley educativa. Al no superar el curso completo, este tienen que repetir las asignatura suspensas. Sin embargo, están cursando además de las no superadas otras pertenecientes al nuevo currículum de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), que en este curso culmina su implantación alcanzando, entre otros, a segundo de Bachillerato. «Pero lo que nos está pasando a nosotros no les ocurre a repetidores de otras comunidades autónomas», afirma Javier Esperilla, alumno del Bachillerato de Artes. «Porque además de las suspensas la Consejería de Educación nos obliga a hacer otras del nuevo currículum que ha entrado en vigor, tanto de segundo como de primero de Bachillerato, materias que no formaban parte de nuestro currículum», afirma. «Asignaturas de los dos cursos porque si, por ejemplo, tenemos que hacer Cultura Audiovisual II en segundo, debemos hacer también Cultura Audiovisual I que se dio en primero y que nosotros no cursamos porque estábamos con la ley anterior», detalla.

Según la explicación de este alumno de la Escuela Superior de Diseño de Mérida, que afirma que en su situación puede haber más de un centenar de estudiantes solo en Bachillerato de Artes, se debe a que la consejería no está cumpliendo con lo establecido por el Gobierno central. «Tanto a través de una orden ministerial como un real decreto permite que solo hagamos las asignaturas suspensas y que sea de estas de las que se nos evalúe», garantiza.

«Sin embargo, la instrucción que dictó la Consejería de Educación para este curso nos obliga a cursar el número de asignaturas establecidas en el nuevo currículum de la Lomce para que nos podamos presentar después a la evaluación final individualizada; y esto es a lo que nos oponemos y nos perjudica frente a los repetidores de segundo de Bachillerato del resto de comunidades», añade Alberto Barragán, otro de los alumnos afectados.

La Consejería de Educación, por su parte, muestra su sorpresa porque «este problema se plantee en un centro y referido a nueve alumnos cuando en Extremadura hay cinco centros que tienen el Bachillerato de Artes. Y sorprende mucho más que la preocupación surja al cabo de dos meses de comienzo del curso».

Precipitación

Añade que la situación que plantean estos alumnos tiene su origen «en una implantación precipitada de la Lomce, sin dejar abierta una transitoriedad entre la ley anterior LOE y la nueva». Según el departamento que dirige Esther Gutiérrez, «esta precipitación hizo que el propio ministerio no contemplara y, por tanto, no aclarara suficientemente la situación de los alumnos de segundo de Bachillerato Artístico con materias pendientes». A pesar de que la realidad es, deja claro la consejería, que ya no existe otro título de Bachillerato de Arte que el que da la Lomce, «que tiene unas materias y unos currículum diferentes a la LOE». Además, recuerda que la nueva ley también establece que los alumnos de segundo de Bachillerato deben realizar una evaluación final de las materias troncales de la Lomce para poder obtener el título, «aunque en este curso la prueba no tiene efectos académicos, sino solo de acceso a la Universidad».

Por eso mantiene que su instrucción «no incumple ni contraviene la normativa estatal, sino que trata de dar respuesta a una situación no resuelta claramente por la Administración central», afirman fuentes de Educación. No obstante, aseguran que «dada la indefinición del ministerio en relación con la prueba de acceso a la Universidad y la ambigüedad existente en torno a las posibilidades de titulación, esta consejería estudiará en los próximos días el problema planteado por este alumnado y tomará la decisión que corresponda, buscando siempre el estricto cumplimiento de la ley, la seguridad jurídica del alumnado y la mejor opción para su futuro académico y profesional».