Hoy

«Los medios han jugado el papel de control político que les corresponde»

Con el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg, quien ha calificado a Trump de estafador. :: hoy
Con el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg, quien ha calificado a Trump de estafador. :: hoy

Trump ha tenido en contra a prácticamente todos los medios de comunicación. El presidente electo los acusa de haber sido beligerantes más allá de lo que corresponde a su papel informativo. ¿Han traspasado los límites?

No, rotundamente. Una de nuestras obligaciones como periodistas es ejercer el control del poder político. Ese papel se ha jugado, quizás alguna vez con cierta agresividad formal, pero intentando proteger los pilares de la democracia. El periodismo es, por definición, una profesión activista. Lo que sí ha ocurrido es que cuando el poder electoral se convierte en un circo se corre el riesgo de que gane el mejor payaso. Lo digo porque, sobre todo las cadenas por cable, han convertido la campaña electoral en una especie de 'reality'. Y cuando conviertes la política en un espectáculo, quien es más hábil en manejar el show gana. Es lo que ha ocurrido. La popularidad de Trump le viene de su propio 'reality show', que se llamaba 'El aprendiz'. Le dio una presencia continua en la tele. Ha manejado muy inteligentemente, y desde siempre, el medio televisivo y la prensa amarilla. Ha sabido darle cada día un giro narrativo a su campaña que le ha mantenido en primera línea.

En Estados Unidos existe una costumbre, al menos en ciertos medios, de aconsejar a su audiencia que voten a un candidato concreto. ¿Lo ha hecho su cadena, o usted en su programa?

Es un fenómeno que se da en la prensa escrita. Nosotros no lo hemos hecho, lo que no quiere decir que hayamos optado por una falsa objetividad o un equilibrio forzado. Trump ha roto todas las convenciones y normas de decoro, civismo y corrección política.

La gran mayoría de los medios dio por hecho que ganaba Clinton. ¿El resultado los desacredita? ¿Significa que no perciben lo que siente la sociedad?

Los pronósticos de los medios se basaron en las encuestas. La mayoría daba a Clinton como ganadora. No se equivocaron tanto, ya que Clinton parece haber logrado un millón de votos más que Trump. Por otro lado, uno de los grandes mitos del análisis post-electoral ha sido que los medios no supieron ver el profundo desencanto de las clases trabajadoras. No es cierto. El fenómeno Trump fue diseccionado durante meses, más aún porque no es un fenómeno exclusivo de Estados Unidos. La victoria de Trump responde a la misma ola de movimientos populistas anti-sistema que vemos últimamente en todo el mundo occidental.