Hoy

El SES insta a los médicos a usar un nuevo tipo de fármaco para hospitales

Un empleado de una farmacia extremeña busca un medicamento en los estantes. :: hoy
Un empleado de una farmacia extremeña busca un medicamento en los estantes. :: hoy
  • Son los llamados biosimilares y es una medida con la que se persigue reducir el gasto sanitario, objetivo para el que busca un acuerdo con los agentes sociales

«Queremos alcanzar cuanto antes un acuerdo para luchar por la sostenibilidad del sistema sanitario público». El gerente del SES, Ceciliano Franco, explica que el objetivo es contar con el respaldo de los agentes sociales para llevar a cabo medidas que hagan posible reducir el gasto en medicamentos, tanto de los que se consumen en los hospitales como de los que se adquieren en las farmacias.

Los datos hechos públicos por el Ministerio de Hacienda, referentes al gasto farmacéutico hospitalario, la cantidad que se invierte en medicamentos en los hospitales, ponen de manifiesto que Extremadura es la región donde más creció esta partida en el primer semestre del año. Nada que ver con lo ocurrido en el resto del país: la media nacional arroja una caída del 0,8%.

Sin embargo, la situación en Extremadura es bien distinta. El gasto en fármacos que se consumen en los hospitales de la región ha crecido un 11,9%, pasando de 73,2 millones de euros a 81,9.

Por este motivo, con el fin de reducir el gasto y hacer sostenible la sanidad pública, el SES ha elaborado una instrucción en la que insta a los médicos a iniciar los nuevos tratamientos con pacientes con medicamentos biosimilares.

Son fármacos que se elaboran, al igual que los biológicos, a partir de organismos vivos. Su elaboración, por tanto, es mucho más compleja que la de los medicamentos que se adquieren en farmacia, que están fabricados a partir de fórmulas químicas. De ahí también que la reproducción de esos últimos, los llamados genéricos, sea más sencilla.

«Pero igual que la introducción de los genéricos provocó polémica en su momento, también ahora hay controversia con los llamados biosimilares», afirma Ceciliano Franco. Ésta está motivada porque no hay unanimidad en el sector sanitario respecto a los resultados de los biosimilares y hay dudas de que con ellos se logren los mismos objetivos que con los biológicos que copian.

El gerente del SES asegura que esos resultados están contrastados y que por ello Extremadura, al igual que el resto de comunidades, están interesadas en disponer de biosimilares en sus hospitales. «Porque con ellos se obtienen los mismos resultados que con los biológicos y a un menor coste, por lo que son más eficientes», argumenta Franco.

La diferencia económica entre un biológico y su equivalente biosimilar es notable. El biológico que se utiliza en enfermedades reumatológicas, por ejemplo, salió al mercado a un precio de 400 euros por unidad. El biosimilar que le copia o trata de copiarle, aquí está la controversia, lo ha hecho a un precio de 230 euros la unidad. Esta diferencia viene marcada porque la empresa que creó el medicamento debe amortizar la investigación realizada.

«La diferencia económica es importante y, por ello, cuando se están garantizando los mismos resultados, debemos buscar el menor coste; el objetivo para ser eficientes es buscar el mejor resultado de salud al menor coste posible», recuerda el gerente del SES.

Asegura que la instrucción que se hará llegar a los facultativos ya ha sido consensuada y hay acuerdo respecto a la utilización de los biosimilares en los nuevos tratamientos, pero no en los que ya estén en marcha, siempre y cuando así lo decidan médico y paciente. Ésta es una más de las medidas que persiguen reducir el gasto sanitario. Llegarán otras y, por eso, el SES quiere antes cerrar un acuerdo con los agentes sociales, con el fin de involucrarlos en la sostenibilidad de la sanidad pública extremeña.