Hoy

Entre iguales Podemos

ESTOS días las personas inscritas en Podemos Extremadura estamos convocadas a votar la composición del próximo Consejo Ciudadano de la región. Pero también a definir nuestro proyecto político y organizativo. Una serie de compañeros y compañeras hemos venido debatiendo y poniendo en común una propuesta que hemos dado en llamar 'Entre iguales Podemos'. Una propuesta que, además, nos muestra un camino que siempre deberemos transitar en Podemos: el de la cooperación entre iguales y diversas, el del pluralismo, el del trabajo colectivo frente a los liderazgos mal entendidos y peor desplegados. Un proceso de elaboración de una propuesta que creemos es capaz de reinventar Podemos para esta nueva fase y de convertirlo en alternativa electoral, política y social real al bipartidismo en Extremadura. Este ha sido un proceso en el que hemos podido hacer un diagnóstico de los problemas y límites de Podemos en Extremadura. Muchos de ellos derivados del modelo de Vistalegre y de una aplicación concreta en nuestra tierra que ha basado nuestra construcción en una lógica de competencia, de conflicto y de escaso pluralismo. De hecho, mucha gente que se ilusionó con Podemos se ha quedado atrás, decepcionada muchas veces con las formas con las que se ha gestionado la pluralidad y la democracia en nuestra vida interna. Creemos, en este sentido, que toca abrir una nueva fase. También en Extremadura. Una fase que abra de nuevo la organización, que permita la auto-organización por abajo, que se convierta en un instrumento para hacer política desde abajo y desde lo cotidiano, que conecte de verdad con lo que hay fuera de Podemos, que se vincule con los movimientos reales que existen en nuestro territorio (el feminismo, el ecologismo, el movimiento sindical, los movimientos en defensa de lo público). Un Podemos, en definitiva, que sea más movimiento y menos partido vertical y burocratizado. Un Podemos donde el poder se distribuya y no se concentre en pocas manos ni tampoco en los cargos institucionales.

Por otro lado, la propuesta de 'Entre iguales Podemos' plantea un modelo político claro para Podemos: el de un partido-movimiento con voluntad de impugnación frente a los partidos del orden, un Podemos sin complejos que lejos de las tentaciones desde fuera y desde dentro a la (auto)moderación siga expresando un proyecto genuino de cambio, defendiendo el programa que los movimientos han construido y construyen en las calles y plazas. Nuestra apuesta es también por un Podemos feminista que es capaz de incorporar y aprender de las prácticas, las demandas y el lenguaje concreto de la nueva ola de feminismo que nos está atravesando en los últimos años. Un Podemos que se reivindica feminista porque sabe que el feminismo es siempre ganador. Un Podemos en el que las mujeres somos también protagonistas en primera persona.

En el ADN de nuestra propuesta también tenemos un hueco especial para la memoria. Para nuestra Memoria. Que no es una Memoria de los derrotados. Es una Memoria de orgullo, llena de luchas y victorias de un pueblo extremeño que ha sabido pelear por lo que es suyo. Una Memoria que nos remite a nuestro mejor antifascismo, a nuestros pioneros movimientos ecologistas, a nuestro sindicalismo combativo y de clase. Venimos de ahí para seguir caminando en el largo camino de la emancipación frente a nuestros oligarcas y señoritos.

En nuestra candidatura defendemos también un Podemos que no busca aislarse sino que se expande hacia afuera, que busca articular y potenciar los procesos de colaboración, de confluencia y de unidad popular con otras fuerzas y movimientos que trabajan igualmente por el cambio real en Extremadura. Es por eso también que apostamos por un Podemos que defiende el municipalismo del cambio, su autonomía y su pluralidad. En nuestra opinión, es este bloque del cambio compuesto por la suma de diversas expresiones sociales y políticas el que debe articular un nuevo sujeto político de Extremadura capaz de disputar el gobierno de la región al PP-PSOE.

En 'Entre iguales Podemos' creemos que el cambio es posible en Extremadura, que la crisis del PSOE nos abre un espacio de impugnación real y que lo que toca ahora es desplegar un ciclo de movilización fuerte en el que nuestras posiciones institucionales sean útiles para eso y se pongan al servicio de los movimientos que, día a día, trabajan por una Extremadura del común. Las desigualdades extremas en nuestra tierra y el proyecto agotado del PSOE urgen que nos pongamos las pilas. Es tiempo de construir un espacio amplio del cambio aquí y ahora, capaz de ganar las elecciones pero también de construir ya, en el mientras tanto, otra sociedad. Una sociedad (y un Podemos) entre iguales, desde la diversidad y la cooperación.