Hoy

Neofacial completa el círculo digital

  • publirreportaje

  • La cirugía maxilofacial y la odontología son unas de las especialidades donde más ha avanzado la tecnología digital

Neofacial se ha caracterizado desde su inauguración en 2006 por ofrecer a sus pacientes el máximo nivel científico y tecnológico disponible en cada momento. Ha sido pionero en Extremadura y en España en el uso de tecnologías aplicadas a la cirugía maxilofacial y a la odontología, como son la cirugía asistida por ordenador, la tomografía de haz de cono, la navegación quirúrgica y el escáner intraoral.

«Hoy es posible realizar todos los pasos del proceso asistencial con técnicas asistidas por ordenador que aportan precisión, comodidad y rapidez a las técnicas tradicionales», afirma José Carlos Moreno Vázquez, director del Instituto Neofacial. De esta forma es posible diagnosticar, realizar la intervención y fabricar la prótesis a medida, en una secuencia de adquisición de imágenes, planificación, cirugía y fabricación íntegramente digital. Esta secuencia de transferencia de la información a lo largo del proceso asistencial, desde el diagnóstico hasta el resultado final, es lo que se conoce coloquialmente como el flujo digital.

Los componentes del flujo digital son seis:

1. Tomografía de haz de cono: obtiene imágenes tridimensionales y cortes multidireccionales del hueso y los tejidos blandos, para evaluar las peculiaridades anatómicas del paciente. Estas imágenes tridimensionales pueden superponerse con fotografías 3D en color y modelos dentarios para evaluar cuantitativa y cualitativamente hueso, tejidos blandos y dientes. Frente al escáner médico tradicional, supone mayor resolución, menor irradiación y menor tiempo de exploración.

2. Software de planificación quirúrgica y protésica: la cirugía ortognática, la cirugía de implantes dentales y el diseño de la prótesis dental pueden realizarse de forma virtual con programas específicos de planificación, donde pueden simularse todos los pasos del tratamiento de forma tridimensional, tal como se realizarán en la realidad. «De esta forma podemos saber qué tenemos que realizar exactamente y cómo quedará lo que vamos a hacer antes de hacerlo. Podemos simular varias opciones, decidirnos por la mejor con datos objetivos, anticipar posibles complicaciones y no dejar nada a la improvisación durante la intervención. Esto permite adaptar el tratamiento a la anatomía particular del paciente y ensayar la intervención de forma virtual incluso con diferentes opciones de tratamiento», detalla Moreno Vázquez.

3. Sistema de cirugía guiada por ordenador: permite transferir de forma precisa la planificación virtual a la realidad, para realizar la intervención de forma guiada por el ordenador y no a mano alzada. Para ello hay dos modalidades: la cirugía guiada estática, que utiliza guías estereolitográficas, que dirigen de forma mecánica la secuencia de fresado, la inserción del implante o la dirección de la osteotomía y la navegación quirúrgica o cirugía guiada dinámica, que realiza las mismas funciones que la estática, pero de forma visual.

4. Escáner intraoral: con él se obtiene un modelo tridimensional en color de las dos arcadas dentarias y la relación existente entre ellas sin necesidad de los clásicos moldes de escayola.

5. Software de diseño dental: diseña la prótesis dentaria tridimensionalmente, para ser fabricada posteriormente sin necesidad de ningún modelado manual.

6. Sistema de fabricación digital de prótesis: funciona como una impresora. Fabrica la prótesis a partir de los materiales seleccionados y ofrece mayor precisión y mejor ajuste de la prótesis.

Equipo humano

Pero la tecnología no lo es todo. Es necesario un equipo humano con la formación y experiencia suficientes. «Aunque parezca una obviedad, hay que recordar que todavía las máquinas o los ordenadores no tratan a los pacientes. Los tratan los especialistas utilizando adecuadamente esas máquinas», apunta José Carlos Moreno, quien añade que «hoy en día un solo profesional no puede ofrecer al paciente todo lo que la ciencia es capaz de ofrecerle». Por este motivo, Instituto Neofacial está formado por un equipo de especialistas con años de experiencia que ofrece su visión multidisciplinar a la calidad final del tratamiento. «La posibilidad de tratar cada caso en sesiones clínicas conjuntas permite aportar un plus de calidad, ofreciendo al paciente un tratamiento integral y un máximo nivel de especialización técnica y de compromiso de resultados», asevera Moreno.

Todo el personal de Neofacial participa en un programa de formación continuada dentro y fuera de la clínica para actualizar sus conocimientos y capacidades y adaptarlas al progreso constante de las diferentes especialidades.

Además, fruto de este trabajo en equipo realizado por especialistas, Neofacial desarrolla un programa de formación en colaboración con la Universidad de Extremadura que atrae cada año a doctores procedentes de diferentes lugares de España y Portugal. La participación de Neofacial en este curso de especialista universitario supone una exigencia más de calidad y actualización para ofrecer a todos sus alumnos un nivel de formación acorde a las expectativas que les traen hasta aquí.