Hoy

«Hemos avanzado en rapidez, precisión y comodidad para los pacientes»

José Carlos Moreno, en las instalaciones de la clínica.
José Carlos Moreno, en las instalaciones de la clínica. / Pakopí
  • publirreportaje

  • José Carlos Moreno Vázquez - Director de Instituto Neofacial

El centro de cirugía mayor ambulatoria Instituto Neofacial lleva más de una década prestando sus sevicios en cirugía oral y maxilofacial y odontología en sus instalaciones de Badajoz. Los pacientes tienen a su disposición especialidades como implantología, prótesis, periodoncia, endodoncia, ortodoncia u odontopediatría, así como otras relacionadas, como cirugía y medicina estética, dermatología, nutrición y radiología.

El director de la clínica es José Carlos Moreno Vázquez, que se encarga de coordinar la labor del amplio grupo de especialistas que trabajan en Neofacial.

-¿Qué perfil tienen los pacientes que acuden a la clínica y cuáles son las patologías más comunes?

-Son pacientes que acuden a través de sus compañías de seguros o como pacientes privados para recibir alguno de los servicios que ofrecemos. Las patologías más demandadas son las relacionadas con la implantología básica y avanzada, la prótesis sobre implantes, la ortodoncia, la odontopediatría y la cirugía estética, sin olvidar los frecuentes problemas con las muelas del juicio u otras piezas dentarias con problemas de erupción.

-¿Se hace un buen trabajo en la prevención de enfermedades bucales?

-En salud bucodental, igual que en otras especialidades, la prevención y el diagnóstico precoz son esenciales. Con una simple visita a la clínica, sin necesidad de pruebas invasivas o dolorosas, se puede hacer un diagnóstico exhaustivo de los posibles problemas, si existe alguno, y una prevención de los principales problemas que pueden ocurrir, que son fácilmente evitables en su mayoría.

-Desde el Colegio de Dentistas se está haciendo mucho hincapié en luchar contra el intrusismo laboral y la regulación de la publicidad sanitaria. ¿Hacen mucho daño al sector estos aspectos?

-Actualmente, en medicina en general y también en odontología, existe en la mayor parte de la población una percepción de igualdad que no se corresponde con la realidad. Es decir, el paciente muchas veces percibe a los profesionales como similares y no concibe que puedan existir diferencias entre ellos tan marcadas como ocurre en el resto de sectores, en los que grandes diferencias entre profesionales o empresas son claramente identificadas y aceptadas. El paciente, muchas veces, peca de exceso de confianza y no entiende que en alguna clínica le puedan tratar incorrectamente, con personal poco cualificado o utilizando materiales de mala calidad, como por desgracia hay ejemplos recientes. No caer en ofertas engañosas es relativamente fácil para el paciente, simplemente preguntándose y preguntando sobre la titulación y experiencia de los profesionales que le atenderán, grado de dedicación a la clínica, materiales empleados y equipamiento de seguridad de la clínica. También es muy útil solicitar información sobre las posibles complicaciones que pueden ocurrir y si estas podrían ser resueltas en la clínica por especialistas estables o requerirán tratamiento en otra clínica.

-¿Cuáles son los avances tecnológicos más destacados en el sector de la cirugía oral y maxilofacial y la odontología?

-Sin duda, el avance fundamental en nuestro sector en los últimos años ha sido la revolución digital. En cirugía, ha permitido desarrollar la Cirugía Asistida por Ordenador (CAS) en determinados procedimientos, ya sea en forma de guías quirúrgicas estereolitográficas o mediante sistemas de navegación quirúrgica, que permiten realizar cirugía mínimamente invasiva de forma segura. En Neofacial, en ambas modalidades de CAS, hemos sido pioneros desde hace años a nivel nacional. En las especialidades odontológicas, la revolución digital nos ha permitido el uso del escáner intraoral y el escáner de modelos, que posibilitan realizar el flujo completo de trabajo odontológico y protésico con mayor precisión y sin necesidad, en la mayoría de los casos, de las incómodas impresiones dentales de alginato o silicona. En odontología, la revolución digital permite también hacer cada vez tratamientos menos invasivos como la ortodoncia invisible o las carillas de porcelana sin tallado del diente. También han evolucionado considerablemente en los últimos años los biomateriales empleados en técnicas de regeneración ósea y de partes blandas, con técnicas cada vez menos invasivas, que no requieren la obtención de injertos de hueso de zonas donantes. Así, técnicas de regeneración agresivas, habituales hace diez años, como los injertos de cadera o de calota craneal, hoy día están prácticamente abandonadas. En implantología, los diseños actuales de los implantes permiten obtener mayor estabilidad, más rápida osteointegración, acortar los tiempos de tratamiento e, incluso, evitar la necesidad de injertos, como en el caso de los implantes cigomáticos. Por último, y posibilitando la revolución digital, ha habido un progreso importante en las técnicas de radiodiagnóstico con la aparición del Escáner de Haz de Cono (con exploraciones más cortas y con menos radiación), la Ecografía de Alta Resolución, con exploraciones más precisas, y la Resonancia Magnética de Alto Campo, con nuevas secuencias y nuevos contrastes tejido-específicos.

-¿En qué consiste el denominado flujo digital?

-En la utilización de imágenes digitales y programas informáticos en las diferentes fases del diagnóstico, la planificación y el tratamiento, como una secuencia de información que se va completando y generando el resultado final, sin el concurso de imágenes analógicas o medios manuales.

-¿Qué ventajas tiene esta técnica para los profesionales?

-La precisión, la rapidez y la facilidad de intercambio de información entre los diferentes componentes del equipo de especialistas.

-¿Y para los pacientes?

-La precisión y la rapidez afectan a la calidad del resultado final. Además, incide en la comodidad que supone la cirugía mínimamente invasiva -sin incisiones ni suturas- y las impresiones dentales digitales, sin la incómoda pasta de alginato o silicona.

-¿Qué equipo de profesionales necesita y qué equipo humano tiene el Instituto Neofacial?

-El flujo digital en una clínica requiere una adaptación de todo el equipo a una forma de trabajar diferente, además de una formación específica en cada de una de las técnicas que se realizan. Una de las principales fortalezas de Instituto Neofacial es que pone a disposición del paciente a un equipo de especialistas de años de experiencia y residencia estable en Badajoz, para ofrecer las mejores soluciones siempre de forma multidisciplinar, como garantía de nuestro compromiso de dedicación y de resultados.

-¿Cómo es la cirugía de implantes?

-Es una cirugía muy planificada y poco invasiva. La mayoría de las veces puede ser con mínimas incisiones o incluso sin incisiones ni suturas, siempre que no exista necesidad de regenerar el hueso o los tejidos blandos.

-¿Qué materiales se utilizan en la actualidad para la fabricación de prótesis?

-En los metales, además de las nuevas aleaciones, destaca el titanio, que aporta biocompatibilidad de la prótesis con los tejidos. En las nuevas cerámicas hay que mencionar el circonio y disilicato de litio, que aportan translucidez y naturalidad al resultado final. Además de los nuevos materiales empleados, la forma de fabricación también ha sufrido una revolución. Hoy se fabrican a partir de modelos en tres dimensiones, diseñados y fabricados con ordenador con técnicas de fresado y sinterizado.

-La innovación en este sector es una constante, ¿qué cree que le depara el futuro a la odontología?

-Sin duda, un mayor conocimiento de los mecanismos biológicos que rigen los procesos de regeneración tisular y envejecimiento celular, lo que permitirá diseñar cirugías a medida de cada paciente, y habrá mayor protagonismo de la prevención frente a la reparación. Todo ello, con un protagonismo tecnológico cada vez mayor.

Temas