Hoy

Huertas y Alcón comparten celda en el módulo de los presos menos peligrosos

Ignacio Huertas y Maximiano Alcón.
Ignacio Huertas y Maximiano Alcón. / HOY
  • Los dos máximos responsables de UPA-UCE están tranquilos y bien de salud

Ignacio Huertas y Maximiano Alcón, los dos máximos responsables de UPA-UCE, entraron en el módulo de ingreso de la prisión de Badajoz en la madrugada del domingo, a la una y diez. Lo hicieron juntos y juntos han permanecido, en una misma celda, desde entonces.

Este lunes fueron trasladados al módulo de respeto, el número cinco, previsto para los internos que disponen de trabajo remunerado dentro de la cárcel y aquellos que, como ellos, no tienen penas previas ni graves, debido a delitos de sangre o tráfico de drogas, por ejemplo. Situado muy cerca de la entrada a las instalaciones, es el espacio menos estricto y con menor vigilancia de funcionarios por el carácter poco peligroso de sus ocupantes.

Los otros cinco detenidos por la Operación Tellus quedaron en libertad con cargos sin fianza alguna.

Huertas y Alcón, que siguen ocupando una misma celda, se encuentran tranquilos y bien de salud, sin tratamientos especiales. Están sujetos al régimen carcelario normal y han mantenido los encuentros rutinarios con el equipo médico, el asistente social y el educador.

Despiertan a las ocho de la mañana como el resto de presos, a las ocho y media desayunan y tienen tiempo libre hasta las 12.30, hora habitual de la comida. El menú de hoy a mediodía fue macarrones con salsa de cebolla de primero y empanadillas de bacalao de segundo. De postre, una manzana. Cuando terminan el almuerzo regresan a la celda hasta las cuatro y media. Entonces pueden volver al patio del módulo o a las zonas comunes, biblioteca, gimnasio, sala de televisión, etcétera, hasta la hora de la cena, que se sirve a las 20.30.

Los abogados pueden visitar a los internos cuando lo deseen. Sin embargo, los familiares, únicamente los de primer grado, solo los domingos por la mañana. Hasta el próximo, día 13 de noviembre, Huertas y Alcón no podrán ver a los suyos si para ese día no han sido puestos ya en libertad.