Hoy

El presidente del Popular aconseja a Extremadura que insista en mejorar su tren

fotogalería

El presidente del Banco Popular, Ángel Ron, ayer en Badajoz. A la derecha, sentados, el director de HOY, Ángel Ortiz, y el consejero delegado de Conesa, Manuel Vázquez. :: L. .C.

  • Ángel Ron asistió al III Foro Pyme que organizaron en Badajoz el Banco Popular y el diario HOY para unos 200 empresarios de la región

No es habitual que el presidente de un banco pise Extremadura y analice en público la actualidad económica en general y el sector financiero en particular. Ángel Ron (Santiago de Compostela, 1962) presidente del Banco Popular desde 2006, convirtiéndose entonces en el más joven en alcanzar un puesto así en España, estuvo ayer en el III Foro Pyme que tuvo lugar en el Fuerte de San Cristóbal de Badajoz. Allí habló ante unos 200 empresarios de la región en un encuentro organizado por el diario HOY.

Ron escuchó la peripecia empresarial de Conesa, industria extremeña transformadora de tomate asentada en las Vegas del Guadiana y cuyo consejero delegado, Manuel Vázquez, habló de las dificultades que tienen para competir en igualdad de condiciones con otros territorios cuyas comunicaciones ferroviarias están mucho más desarrolladas. Ron recomendó a los extremeños que insistan en reivindicar mejoras en sus infraestructuras. Según dijo, «Extremadura tiene perfectamente identificada esta necesidad y sobre ella existe consenso social y político, así que ya solo es cuestión de insistir», señaló ayer. Ron habló antes de «un sector primario en Extremadura bien estructurado». Lo razonó en que ha sorteado la crisis compensando la caída del mercado interior con una salida hacia el mercado exterior. «Quizás falte valor añadido -matizó luego- en el proceso de transformación, pero mi impresión (de la comunidad autónoma) es positiva porque ha ido ganando cuota en el mercado internacional».

Además, el banquero dio su visión de la actualidad económica y explicó ante más de 200 empresarios clientes del Popular que la economía española crecerá seguramente al 3% este año, y apeló a «sacar el máximo partido posible de la creación de un millón de empleos en los últimos dos años pues un mayor empleo supone más renta disponible en los hogares, mayor consumo privado y esto lleva a las empresas a ser más productivas y a invertir más», declaró ayer.

Según él, para que la economía siga creciendo tienen que darse tres condiciones. La primera tiene que ver con aumentar la productividad, la segunda con calibrar mejor el impacto que tienen las regulaciones, demasiadas en su opinión, y la tercera está relacionada con el acceso a la financiación.

Según Ángel Ron, al país le falta además aumentar la capacitación de sus empleados. Si bien destacó la formación de los equipos directivos, recordó que España es el tercer país por la cola en cuanto a cualificación de sus trabajadores, que por otro lado se dividen en dos grandes grupos, los que tienen unas condiciones muy precarias y los que tienen un contrato demasiado protegido, una dualidad que Ron no ve positiva y habría que corregir.

Para el presidente del Popular, en España urge además una reindustrialización, para lo cual hay que crear las condiciones adecuadas. Pero sobre todo, insistió en que las regulaciones deben moderarse o, como mínimo, que los reguladores testen las leyes que crean a ver si están dando resultado. «Está ocurriendo que muchas empresas no saltan más allá de los 49 trabajadores porque surgen nuevas obligaciones fiscales, y lo que pasa es que se buscan subterfugios. En España hay once trámites distintos para crear una empresa cuando en Francia son solo cinco. Encima, las comunidades autónomas siguen aumentando sus normas, razón por la que cada vez las empresas crecen menos más allá de su comunidad. Los reguladores deben bajarse de su torre de marfil y que testen las leyes porque hoy día estamos ante un bosque normativo muy complejo», declaró.

Sobre la financiación, Ron explicó que las empresas del país la consiguen fundamentalmente a través de los bancos, al contrario que en Estados Unidos, donde solo se sirven de los créditos en un 25% cuando en España esta dependencia es del 75% y en el resto de Europa del 50%. El máximo representante del Popular alertó además de que el Banco Central Europeo «es muy duro como supervisor», alertando continuamente de los riesgos en el sector. Pero sobre todo se quejó de que mantiene una política de tipos de interés demasiado bajos. En cualquier caso, señaló que las condiciones de financiación tras la crisis han mejorado para las pequeñas y medianas empresas, de modo que en la actualidad estas están bien colocadas para una posterior expansión.

Pese a la incertidumbre motivada por los bajos tipos de interés Ángel Ron celebró que el tercer trimestre de este año ha sido mejor de lo esperado para la economía española pues el 75% de las empresas han incrementado su facturación a lo largo de este 2016, y añadió que la demanda doméstica se mantiene fuerte, aunque menos que en el trimestre anterior, lo que se refleja sobre todo en un menor consumo e inversión. Como datos positivos, apuntó a las cifras de récord registradas en España este verano en el sector turístico, que el mercado de la vivienda haya vuelto a crecer y que el porcentaje de cuota mensual que dedican los hipotecados a pagar su casa fuera del 60% antes de la crisis y en la actualidad este índice haya descendido al 25%.

Evolución y pymes

Ron habló lógicamente del sector financiero, del que dijo que está en plena reconversión y transformación. Esto está implicando cierre de sucursales, prejubilaciones y descenso del número de empleados en un sector que se está apostando claramente por la tecnología. «El que no lo haga hoy lo tendrá que hacer mañana», vaticinó. Según el presidente del Popular, el reto de este proceso de transformación digital es que el cliente no perciba una merma en la calidad.

Otros desafíos que señaló tienen que ver con las tensiones estructurales y coyunturales del sector, con la flexibilidad de sus productos y la mejora de la rentabilidad. También con conseguir un modelo de negocio único y adaptado a cada caso, por ejemplo para las pequeñas y medianas empresas.

Hay que decir que el Banco Popular es ahora mismo el tercer grupo bancario de España por capitalización. En España tiene la mayor cuota de mercado financiando a las pequeñas y medianas empresas del país. Y en Extremadura el 23% de sus clientes son pymes, comercios y autónomos, según explicó Miguel Ángel Luna, subdirector general y director de Inteligencia comercial y Segmentos del Popular, banco que en Extremadura aumentó el crédito un 1,4% este año, y en el caso de Badajoz más del 2%, dijo. Aun así, adelantó que el año 2017 será complicado, por eso explicó que las condiciones para las pymes serán más flexibles.

Durante el coloquio posterior a la comida los empresarios formularon sus preguntas a los ponentes. Una de ellas tenía que ver con qué medidas urgentes aplicaría en cuanto el presidente, Mariano Rajoy, diese a conocer su nuevo gabinete, el cual se conoció ayer por la tarde. Según el presidente del Popular, «hay que perseverar en las reformas porque aún hay que sanar las heridas de la crisis y nos jugamos mucho. Los países que compiten con nosotros no se van a parar porque nosotros nos paremos».