Hoy

La romería de Fregenal estuvo marcada por las XXX Jornadas Nacionales de Pastoral Gitana

Ambiente del festival flamenco junto al santuario de la Virgen.
Ambiente del festival flamenco junto al santuario de la Virgen. / J. I. M.
  • Organizada por la Conferencia Episcopal contó con el arzobispo de Mérida-Badajoz y el obispo de Solsona

La 47 Romería Gitana a la Virgen de los Remedios ha coincidido este año con la celebración de las XXX Jornadas Nacionales de Pastoral con los Gitanos, organizadas por la Conferencia Episcopal Española.

La cita arrancó el viernes con las palabras de bienvenida a cargo de monseñor Xavier Novell Gomà, Obispo de Solsona, responsable de la Pastoral Gitana y a continuación se presentaron testimonios de la peregrinación mundial de gitanos a Roma. El sábado, el presidente de la comisión histórica de la diócesis Barbastro-Monzón impartió la ponencia 'Emilia, La Canastera, gitana mártir'.

El acto central se celebró ayer y contó con la presencia del arzobispo de Mérida-Badajoz, Celso Morga, quien dio la bienvenida al centenar de gitanos llegados desde diecisiete diócesis de España, entre las que se encontraban representantes de Madrid, Córdoba, Burgos, Granada, Cádiz, Alicante o Murcia.

Durante la jornada, se presentó el plan de pastoral gitana y, ya de noche, un festival flamenco en las inmediaciones del santuario de la Virgen de los Remedios, puso el broche de oro a las jornadas. Fue allí donde coincidieron con la tradicional romería.

Novell Gomà, encargado de presidir la eucaristía, manifestó: «Yo propongo el deseo de construir juntos un modelo para un encuentro cotidiano semanal con gitanos en una parroquia».

Con respecto al impulso que el encuentro puede tener para la romería de Fregenal de la Sierra manifestó: «Somos conscientes de que no tenemos una gran capacidad de atracción en estos momentos, pero hemos venido con un centenar largo de gitanos de toda España. El cambio de signo para que romerías como la de la Virgen de los Remedios vuelvan a contar con una mayor afluencia de devotos pasa por evangelizar a gitanos a los que, de momento, no les interesa la fe. Sólo así volverán a soñar y a desear juntarse en un santuario a los pies de la Virgen».