Hoy

«Si Pedro Sánchez se presentara, ganaría ahora mismo en Extremadura»

De izquierda a derecha, Marisol Pérez, Pedro Sánchez, Guillermo Fernández Vara y Miguel Ángel Gallardo, durante el mitin del 21 de junio pasado en Villanueva de la Serena.
De izquierda a derecha, Marisol Pérez, Pedro Sánchez, Guillermo Fernández Vara y Miguel Ángel Gallardo, durante el mitin del 21 de junio pasado en Villanueva de la Serena. / Brígido
  • Partidarios del exlíder socialista como Luis Salaya mantienen su apoyo, aunque la mayoría de quienes le respaldaron no se definen

Ramón Ropero y Luis Salaya son dos de los militantes socialistas extremeños que mantienen su apuesta por Pedro Sánchez. «Si se presentara ganaría en Extremadura y seguramente en España», aventura Salaya, portavoz municipal en el Ayuntamiento de Cáceres. Otros, que lo apoyaron en las primarias de hace dos años para la secretaría general, evitan pronunciarse abiertamente y esperan movimientos. Y un tercer grupo asegura que la etapa de Sánchez está más que cerrada, por errores propios y resultados.

Sobre esas tres líneas se mueve el debate interno en el PSOE regional, más interno que nunca porque son pocos los que quieren hablar públicamente sobre el futuro a corto plazo de su partido. Es el tiempo de enfriar los ánimos y reflexionar, más que seguir hablando de uno mismo, es el mensaje lanzado por muchos.

Pedro Sánchez alcanzó en julio de 2014 la secretaría general del PSOE. Extremadura fue una de las siete federaciones en las que no ganó en las primarias a Eduardo Madina. El vasco se llevó 3.681 votos, ganando en las dos provincias, frente a los 2.759 del madrileño. Con todo, en Extremadura Sánchez tuvo respaldos importantes. De hecho, cuando alcanzó el control del partido, se recordó la conexión Sánchez-Vegas Altas.

En Don Benito, de la mano del actual alcalde José Luis Quintana, inició su camino a Ferraz. «Quien me dijo por primera vez ‘Pedro, tú tienes que ser secretario general del PSOE’, fue un compañero de Don Benito que se llama José Luis Quintana», afirmó Pedro Sánchez. Fue el 18 de diciembre de 2013.

Quintana fue el único extremeño que se alineó con él en el comité federal que forzó su dimisión y acordó la abstención en la investidura. «No hablo de asuntos internos de mi partido. Mi labor está centrada en gestionar Don Benito», dijo ayer Quintana a HOY al ser cuestionado sobre si apoyaría otra vez a Sánchez avalando una nueva candidatura. «No quiero seguir hablando más de estas cuestiones», agregó el dombenitense, quien dijo que ha visto «bien» a Sánchez tras hablar con él tras la cruenta batalla socialista.

Discurso propio y futuro

Otro baluarte de Sánchez en 2014 en Extremadura fue Miguel Ángel Gallardo, alcalde de Villanueva de la Serena y presidente de la Diputación de Badajoz. Gallardo no se pronuncia sobre un posible regreso del político madrileño. «Lo que tenemos que hacer es reflexionar sobre qué proyecto queremos para la ciudadanía y para nuestros militantes. Eso es más importante ahora que hablar del liderazgo», expresa.

Para Gallardo, el PSOE «debe trabajar para la sociedad, la duda del liderazgo se resolverá sola. Trabajar para volver a ser referencia de la gente y ofrecer soluciones. Cerraríamos en falso el próximo congreso si no entramos a eso y solo nos quedamos en quién es el secretario general».

El villanovense, no obstante, discrepa claramente de Pedro Sánchez cuando este dice que Podemos no es una formación populista y que España es una nación de naciones (en referencia a Cataluña y el País Vasco).

«El PSOE es referente de la izquierda y de la sociedad con discurso propio, no copiando a Podemos, que claramente lo que quiere es comerse al PSOE. Y en España solo hay una nación. Lo demás es una participación de ciudadanos libres en un proyecto compartido», sentencia.

Ramón Ropero, alcalde de Villafranca de los Barros y uno de los veteranos del PSOE extremeño, avalaría sin dudar a Sánchez. «Si me pidiera el aval y mi voto se los daría», comenta sin más el villafranqués.

«Por supuesto que tiene mi apoyo. Tiene un futuro político por delante, mejor ahora si cabe por la valentía de decir algunas cosas tras su despedida», agrega Salaya. Para el cacereño, el discurso de Sánchez en su adiós «demuestra que está en la realidad y reconoce cómo está la situación política. Y que hay que trabajar por unir a la izquierda. A mí hablar del debate identitario me incomoda, pero no me inquieta. Hay que dialogar con todos», indica. Salaya recalca que si Sánchez se presentara otra vez ganaría con certeza entre la militancia extremeña y posiblemente en la del conjunto de España.

«Depende de qué candidatos se presenten, quizás serían mejores, pero ahora mismo tendría mi apoyo», dice Francisco Macías, diputado en la Asamblea y exalcalde de Zafra. «Siempre he estado al lado de Pedro pero la reflexión de ahora, por encima del líder del partido, es la del modelo de partido y del proyecto», tercia César Ramos, congresista por Cáceres. «No voy a calificar a Podemos, espero su actuación pública, pero lo que es seguro es que muchos votos suyos son de jóvenes y de socialistas», concluye Ramos.

«Hemos hablado demasiado de nosotros y tenemos que centrarnos en gobernar donde se nos dio esa responsabilidad. Es lo más importante ahora aunque en unos meses toque también fijarnos en nuestro partido», finaliza Valentín García, portavoz socialista en la Asamblea.