Hoy

Los perros también tienen varias vidas

Uno de los bomberos del parque con los dos animales.
Uno de los bomberos del parque con los dos animales. / m.a.m
  • Los bomberos de Navalmoral rescatan a dos canes de un accidente y los mandan en taxi con su dueña hasta Lisboa

Dicen que los gatos tienen siete vidas. Pero hay perros que también tienen más de una. Al menos los protagonistas de esta historia, que no solo sobrevivieron a un accidente de tráfico al salirse de la calzada el vehículo en el que viajaban con su propietaria, sino que incluso han podido regresar con ella –y además en taxi– tras estar, en uno de los casos, varios días vagando por el campo. Y todo gracias a los bomberos del Parque de la Diputación de Cáceres en Navalmoral de la Mata, que para los canes en cuestión han sido unos verdaderos ángeles de la guarda.

Todo comenzó en los primeros días de octubre con un accidente de tráfico en el kilómetro 210 de la autovía de Extremadura, cerca de la sierra de Miravete, al volcar un turismo que circulaba en dirección Badajoz. En el vehículo viajaban una ciudadana portuguesa cercana a los 40 años llamada Natalia, y dos perros de pequeño tamaño.

A la mujer, que resultó herida de cierta consideración, tuvieron que sacarla los bomberos del interior del vehículo, donde había quedado atrapada, y fue trasladada al hospital Campo Arañuelo de Navalmoral. También se rescató a uno de los dos perros, que estaba muy asustado, mientras que el otro se escapó a unas dehesas cercanas.

En los dos o tres días siguientes los componentes del Sepei moralo volvieron al lugar del accidente buscando al segundo animal, al que no encontraron. Por ello, pidieron ayuda al personal de vigilancia y mantenimiento de los túneles de Miravete, ya que el accidente se produjo en sus inmediaciones.

De hecho fueron sus trabajadores quienes avistaron al animal, y llamaron a los bomberos para que intentaran atraparlo porque no se dejaba ya que se mostraba muy esquivo. Ni siquiera cuando acudieron acompañados por el otro perro como reclamo, hasta que alguien dio una voz, el can fugitivo se quedó quieto y pudieron cogerlo.

Todo esto ocurría mientras la propietaria de los canes, muy preocupada por la situación de estos, se recuperaba en el hospital de Navalmoral de la Mata. Esta habla un portugués muy cerrado y se comunicaba con los bomberos a través de una amiga que reside en Andorra y que hacía de intérprete por teléfono.

Un transporte complicado

Fue justo en la mañana en la que trasladaban a la herida a Lisboa en ambulancia cuando pudieron darle la buena noticia de que el segundo perro estaba sano y salvo en las dependencias del parque, al igual que el primero, que ya llevaba allí varios días recibiendo todo tipo de atenciones.

Y allí permanecieron los dos hasta que encontraron una solución para que los animales pudieran regresar con Natalia, que se puso «loca de contenta» cuando supo que el segundo de sus peludos compañeros no solo estaba vivo, sino bien atendido, según los profesionales del parque. Una solución que no fue fácil, puesto que las empresas de transporte de paquetería y mensajería no pueden sacar animales fuera de España, por lo que estos terminaron regresando a Lisboa en taxi, todo un lujo permitido por las posibilidades que ofrecía el seguro.

«Lo único que nos ha quedado al final es que no sabemos el nombre de los perros, pero han animado unos días el parque», señaló a HOY Eulogio Acevedo, jefe del parque de bomberos en Navalmoral, quien destacó el interés que han puesto todos los turnos de bomberos para atender a un perro y buscar al otro.

«Estamos muy contentos porque ha tenido un final feliz, en contraste con las desgracias que vemos otras veces», añadió.