Hoy

Los sindicatos denuncian la falta de contrataciones en la sanidad pública

Una enfermera toma la tensión a un paciente
Una enfermera toma la tensión a un paciente / HOY
  • Aseguran que la escasez de personal lleva meses sobrecargando a los profesionales en activo y que esta situación repercute en la atención

«La falta de contrataciones es simplemente absoluta y el problema afecta al conjunto de la sanidad pública extremeña», afirma Emilia Montero, de CSI-F.

«La situación en la que estamos es lamentable, no se cubren las vacantes que hay y no se da descanso al personal», señala Felipe Bachiller, de UGT.

«Los profesionales del SES están trabajando claramente por encima de sus posibilidades porque no se contrata lo que se necesita y los pocos contratos que se producen son basura», añade Damián Cumbres, de Satse.

«El problema afecta a toda la sanidad pública, da igual especializada que primaria; el trabajo está saliendo a costa de las costillas de los trabajadores y esta situación, obviamente, repercute en la calidad de la atención sanitaria», declara Francisca Gómez, de CC OO. «No es lo mismo que cinco personas atiendan a 20 que lo hagan dos».

«La falta de sustituciones, excesos de jornadas, plantillas bajo mínimos..., están motivando un caos generalizado», según SGTEx.

Las centrales sanitarias, tanto las que tienen presencia en la mesa sectorial como las que no, dan la voz de alarma sobre la situación en que se encuentra la sanidad pública, con una sobrecarga de trabajo para los profesionales que repercute en la atención que se brinda a los pacientes en todas y cada una de las ocho áreas de salud.

«A pesar de que no nos facilitan los datos que pedimos, sabemos que solo en algunos hospitales, como es el caso de Zafra, se deben más de 3.000 horas», afirma UGT.

En el Área de Badajoz, la más perjudicada según CSI-F, «no se están cubriendo el centenar de vacantes que ya hay y consideramos que son más de 300 los profesionales que deben ser contratados para que las plantillas funcionen con normalidad», detalla Emilia Montero.

Por este motivo los sindicatos reclaman una reunión urgente con los responsables del SES. «No puede ser que no se nos facilite ninguna información y que no se convoque ninguna mesa para debatir los problemas que hay en la sanidad pública; la última reunión que tuvimos fue el pasado julio», recuerda Francisca Gómez.

Los médicos

Entonces se aprobó la jubilación forzosa para el personal sanitario a la edad establecida legalmente y su prolongación como máximo hasta los 67 años.

«Por eso los problemas que ya hay se agudizarán más cuando lleguen las jubilaciones; la situación de los médicos es diferente al resto de categorías, en la nuestra no se contrata porque simplemente no hay profesionales, en la región tenemos una carencia de facultativos», señala María José Villalón, de Simex.

Tanto esta central como CSI-F han recurrido en los tribunales el plan de ordenación que establece la jubilación forzosa a los 67. Pero independientemente de la decisión de la justicia, las centrales piden diálogo al SES para mejorar la situación que atraviesa la sanidad pública por la falta de contrataciones.

«Esta situación requiere una solución; la llevamos pidiendo mucho tiempo y seguimos sin ella», lamenta Damián Cumbres.

«Estamos cansados de decir que así no se puede seguir, a pesar de que el trabajo siga saliendo adelante», reitera Francisca Gómez.

«Hay que negociar una solución, porque lo que están haciendo son pocos contratos y por días; esto es una tomadura de pelo», mantiene Emilia Montero.

A juicio de las centrales, es preciso que la Consejería de Sanidad tome decisiones. «No puede ser que se deban días y días a los trabajadores y que esta deuda siga creciendo; por la salud de los trabajadores y por la atención que se da al paciente, esto tiene que cambiar», exige UGT al igual que el resto.

Plantean un estudio que establezca qué plantillas se pueden asumir y, con ellas, qué servicios, y se determine «si los profesionales que hay están bien o mal ubicados», agrega Cumbres. Según los sindicatos, si el problema es la falta de fondos que alega el SES, habrá que estudiar otras medidas, «pero desde luego hay que acabar con esta parálisis y esta falta de información», en palabras de Felipe Bachiller.

El SES, por su parte, no ha atendido la petición de este periódico respecto a la denuncia planteada por las centrales sindicales.