Hoy

Medio Ambiente aprecia impactos negativos en el hidropuerto de Alange

Zona del embalse de Alange donde se ubicaría el aeródromo. :: hoy
Zona del embalse de Alange donde se ubicaría el aeródromo. :: hoy
  • El ministerio considera que podría afectar a las aves de la zona y exige una tramitación ambiental completa

El Ministerio de Medio Ambiente ha denegado los permisos para la instalación de un hidropuerto en el pantano de Alange y reclama un estudio más profundo de sus posibles impactos.

La propuesta consiste en la adecuación de un aeródromo de uso deportivo para naves ligeras anfibias, principalmente durante los sábados y domingos. La zona de amerizaje se sitúa en un recinto rectangular de 1.000 metros de longitud y 60 de anchura, para lo que ya dispone de los permisos de la Confederación del Guadiana; y la zona de amarre se realizará aprovechando el embarcadero que explota el Ayuntamiento de Alange. El tráfico vendría por el sur para evitar sobrevolar la población.

Debido a las características del proyecto la entidad inició la tramitación ambiental simplificada, que permite simplificar los trámites. La resolución de Medio Ambiente podía decantarse por la autorización o señalar que debe someterse a evaluación ordinaria para analizar de forma pormenorizada su impacto. Esta última ha sido la opción elegida, lo que supone iniciar un nuevo proceso. Pero sobre todo pone sobre la mesa posibles efectos negativos.

La resolución del ministerio señala que un informe de la Junta de Extremadura del año 2013 apreciaba que no se iban a producir impactos significativos sobre lugares protegidos. Sin embargo, en la fase de consultas la Dirección General de Medio Ambiente apuntó efectos que no podrían ser evitados mediante la modificación del proyecto y añadió que se debería realizar un estudio de alternativas de localización.

Parejas de águilas

El proyecto se ubica dentro de una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y a escasos metros de una zona de interés prioritaria que alberga una pareja de águila perdicera y otra de alimoche. La Dirección General de Medio Ambiente de la Junta apuntó que ambas especies son muy sensibles a las molestias durante la época de celo, incubación y cría. Además, indicó que el embalse de Alange alberga un dormidero de grulla común, lo que puede suponer un riesgo importante de colisión, así como la posibilidad de alterar el comportamiento de la especie. La Subdirección General de Medio Natural del Ministerio de Medio Ambiente también mostró sus dudas y añadió que las medidas correctoras propuestas por el promotor (como alarmas y figuras de rapaces para ahuyentar a las aves) podían generar molestias a otras especies.

El secretario del aeroclub de Alange, José Montaño, reconoce su frustración, pero afirma que la entidad seguirá adelante con el proyecto.

Montaño destaca el cambio de criterio de la Junta de Extremadura y afirma que el ministerio no ha tenido en cuenta que Alange es un embalse. «Lo han tratado como si fuera una laguna natural», apunta.

Pese a los problemas, señala que afrontarán los plazos y los gastos necesarios para obtener los permisos del que sería el único hidropuerto de la península y el primero autorizado de 37 proyectos similares.