Hoy

Educación inicia la retirada de 70.000 aparatos informáticos obsoletos

Parte del material tecnológico almacenado en el IES Pérez Comendador de Plasencia. :: andy solé
Parte del material tecnológico almacenado en el IES Pérez Comendador de Plasencia. :: andy solé
  • Una treintena de centros docentes solicita a la consejería que sea el Centro de Atención y Asistencia Técnica el que se encargue del material

Ordenadores, tabletas, pizarras, impresoras..., hasta 70.000 aparatos informáticos serán retirados de los colegios extremeños en los próximos meses. Todos ellos se consideran obsoletos, viejos, según la Consejería de Educación. La circular que establece la fórmula para llevar a cabo la retirada llegó a los centros educativos el pasado junio y ha sido en el inicio del nuevo cuando ha comenzado la retirada de los equipos informáticos obsoletos que se almacenaban en colegios e institutos y que alcanzan los 70.000 en el conjunto de la región, según dijo entonces la Consejería de Educación.

El proceso de retirada ya está en marcha y se produce después de que durante el pasado curso se llevara a cabo la mayor renovación tecnológica de la escuela extremeña hasta la fecha. Fueron 35.917 los dispositivos que se distribuyeron, base del denominado Plan de Acción 'Comunidad Educativa 2.0', cuyo objetivo es reactivar el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en los centros docentes.

Se pretende mejorar el rendimiento académico en áreas instrumentales como la lectoescritura y las lenguas extranjeras o las ciencias, renovar aulas de informática obsoletas (Primaria) o instalar Aulas TIC (pizarra digital, servidor de aula, internet y conexión WI-FI) en los más de 800 centros de enseñanzas no universitarias sostenidos con fondos públicos en Extremadura.

Todo el equipamiento se ha financiado con 40 millones de euros de fondos europeos Feder del programa operativo 2007-2013, que finalizaron el pasado año de manera improrrogable; de ahí que todos los dispositivos fueran distribuidos durante el primer trimestre del pasado curso escolar, antes por tanto de que finalizara 2015.

Con los dispositivos instalados, según la instrucción firmada en octubre de hace un año por el secretario general de Educación, Rafael Rodríguez de la Cruz, faltaban dos fases más para culminar el Plan de Acción 'Comunidad Educativa 2.0', que se llevaron a cabo durante los dos siguientes trimestres: la puesta en marcha de las TIC instaladas para lograr su óptimo funcionamiento y la formación precisa a los administradores informáticos y a los usuarios de los dispositivos para que puedan sacarles el mayor rendimiento, así como la puesta en marcha de un nuevo Centro de Atención y Asistencia Técnica (CAAT) para que atienda al conjunto de la red de telecomunicaciones instalada.

Un nuevo organismo al que ahora se han dirigido una treintena de centros docentes para que se ocupe de la retirada de sus equipos informáticos obsoletos, según los datos facilitados por el departamento que dirige Esther Gutiérrez. Porque con los nuevos equipos instalados, quedaba deshacerse de los viejos. Para ello el pasado junio se dictó la instrucción que precisa cómo realizar la retirada.

En la misma se señala en primer lugar que se considera que un equipo está obsoleto si tiene una antigüedad superior a los 7 años, no es adecuado para su uso educativo (por su lentitud o porque no permite la instalación de aplicaciones) y no es posible su mejora ni ampliación por no ser viable económicamente o no existir piezas en el mercado.

Reciclaje o donación

Los centros educativos pueden llevar los equipos obsoletos a un punto limpio para su pertinente reciclaje o bien contactar con el CAAT si en su ciudad no existe punto limpio. Pero también pueden cederlos a entidades sin ánimo de lucro, organismos municipales o bien a otros centros que estén interesados en los equipos.

Se opte por uno u otro camino para deshacerse del material informático que ya no sirve, cada centro docente de la región debe registrar el destino de sus equipos en la plataforma Rayuela. También si el material ha sido sustraído. En este caso, el colegio o instituto debe denunciar lo ocurrido y registrar el escrito en la plataforma educativa.

«Nosotros teníamos más de 300 equipos obsoletos y ya hemos llevado la mitad aproximadamente a un punto limpio para su reciclaje; la otra la tenemos aún almacenada», señala Javier Escalante, director del Instituto Pérez Comendador de Plasencia.

«Los informáticos están viendo su estado y nuestro objetivo es mantener los equipos almacenados hasta final de curso, para donarlos a entidades sin ánimo de lucro que nos los han pedido; los que no cedamos los llevaremos a un punto limpio cuando concluya el actual curso escolar», zanja.