Hoy

En Extremadura se detectan más de 400 cánceres de mama al año

Imagen del acto celebrado en Mérida.
Imagen del acto celebrado en Mérida. / BRÍGIDO
  • El consejero de Sanidad insistió ayer en Cáceres en las medidas de prevención, como las mamografías

Día Mundial contra el Cáncer de Mama. Localidades de toda la región celebraron ayer actividades organizadas para mostrar el apoyo a todas las personas que sufren esta enfermedad así como para concienciar a la sociedad sobre las medidas de prevención. En Extremadura, cada año se diagnostican entre 400 y 500 casos de este tipo de cáncer, cuya cara más positiva es el alto porcentaje de curación, el 85 por ciento.

La capital cacereña fue una de las ciudades extremeñas que organizó un acto con motivo de esta jornada internacional contra el cáncer de mama y contó con la asistencia del consejero de Sanidad de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, y de la alcaldesa de la ciudad, Elena Nevado, quienes acompañaron a las personas voluntarias de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Cáceres y a su presidenta, Carmen Romero.

Vergeles ofreció los datos de incidencia de esta enfermedad y lanzó un mensaje sobre la necesidad de abundar en la prevención y el diagnóstico precoz. «Hay que acudir a las citas de las mamografías porque puede salvar una vida», afirmó Carmen Romero, quien dijo que el cáncer de mama «es un problema de toda la sociedad». Aunque resaltó que en el 85 por ciento de los casos se cura la enfermedad, afirmó que no hay que conformarse con este porcentaje sino trabajar para llegar al 100 por cien.

En este sentido, el consejero explicó que gracias al diagnóstico precoz y a los avances en la investigación, se podría considerar el cáncer de mama como una enfermedad crónica. Aunque se refirió al hecho de que entre un 5 y un 10 por ciento de los casos tienen su causa en la herencia familiar, el consejero aludió a la necesidad de implantar hábitos de vida saludable, como hacer ejercicio físico, alimentación adecuada, no fumar, evitar el sobrepeso, etcétera.

Yolanda Antúnez es una las voluntarias de la AECC de Cáceres que ayer participó en la actividad del Día Mundial contra el Cáncer de Mama, celebrada en el céntrico paseo de Cánovas. Esta mujer de 43 años sufrió la enfermedad hace ocho años, cuando tenía 35 años y ya la ha superado, tan sólo pendiente de revisiones anuales. Cuando se le pregunta por la utilidad del trabajo de su asociación, afirma que es muy importante para acompañar y asesorar a las personas que se encuentran con un diagnóstico de cáncer, como ella misma. Cuando le detectaron la enfermedad sus dos hijos tenían 11 y 7 años: «Es muy importante la labor de la asociación cuando pasas por esto. A mí me ayudó muchísimo y me prestó apoyo psicológico. Como me resultó tan bien, ahora yo misma soy voluntaria», afirma esta cacereña que colabora con una asociación cuyo trabajo fue alabado ayer por el consejero de Sanidad de la Junta de Extremadura.