Hoy

Ana H. del Amo, en su estudio de Cáceres. :: armando
Ana H. del Amo, en su estudio de Cáceres. :: armando

Triunfar sin irse a Madrid

  • Ana H. del Amo gana tres premios y expone en Cáceres y Mallorca

Ana (Cáceres, 1977). Su nombre artístico: Ana H. del Amo. Pintora. Ana o cómo salir adelante en el mundo del arte sin salir de provincias. Ana Hernández del Amo se forma en Sevilla y Barcelona, donde se licencia en Bellas Artes. En 2005 recibe la Beca de la Real Academia de España en Roma. Desde entonces, no ha parado de crecer y de formarse. Su obra forma parte del patrimonio del premio Eugenio Hermoso de pintura, que adquirió un cuadro suyo en la categoría de menos de 35 años. Fue profesora en la Universidad de Extremadura. Cuando acabó su contrato, decidió dedicarse a la pintura y que sucediera lo que tuviera que suceder. Se la jugó y está ganando.

Para que la apuesta fuera más fuerte, se quedó a vivir en Cáceres, donde ha tenido estudio en el centro y en la periferia. Asegura que en Cáceres tiene más tiempo para trabajar. Pero siempre acecha la sensación de si en provincias no estará uno perdiéndose algo, tan alejada de la pomada artística, de los circuitos y de los círculos. La realidad le está demostrando que no es así.

Tras su estancia en la Real Academia de España en Roma, dedicada 24 horas a la creación, rodeada de artistas, se centró en la pintura tras haber coqueteado con la fotografía, los dibujos, los grabados y las instalaciones. «La pintura es lo que más me gusta y me hace vibrar», asegura mientras mantiene una disciplina donde la soledad y la constancia son sus grandes compañeras.

Dicen los críticos que su obra se centra en el formalismo, en la poética de la geometría, la materia y el color. Ella manifiesta beber de Giotto, de Monet, de Robert Ryman, de Robert Rauschenberg, Nacho Criado, Eva Rothschild, Cabrita Reis. Y la periferia, omnipresente en cuanta entrevista le hacen en las revistas especializadas, sorprendidos los periodistas de su apuesta por vivir en Cáceres. Ella desgrana ventajas (tener un taller más grande y más tiempo para crear) y desventajas (falta de galerías, falta de circuitos artísticos, falta de interés por el arte contemporáneo, cierto aislamiento), pero todo se suple viajando, estando pendiente de lo que se hace fuera de Extremadura y sacudiéndose la pereza, moviéndose.

Y van llegando las exposiciones en toda España y los premios y reconocimientos importantes.

Los más recientes, que certifican cierto grado de consagración, son los tres premios que acaba de conseguir en la edición 2016 de Estampa: el Premio Colección DKV (solo colecciona artistas emergentes nacionales), el Premio Casa de Velázquez, que consiste en una estancia de tres meses en este centro artístico de Madrid, y el Premio Adquisición Noca Paper.

Estos galardones coincidían con su exposición AUPA en la galería Fran Reus de Palma de Mallorca. En el catálogo de esta exposición se puede leer: «El trabajo de H. del Amo se desarrolla en el campo formalista, donde el color, la forma y la materia dan lugar a piezas de carácter geométrico. El método utilizado suele ser el ensamblaje entre madera y pintura; piezas que suelen surgir a través de objetos hallados, que modifica mediante la incorporación del color y formas diseñadas, resolviéndolas tridimensionalmente (.). El arte puede nacer del placer y la alegría sin ser superficial por ello y se nota que H. del Amo disfruta cada instante del proceso».

Esta pintora extremeña trabaja con diferentes materiales y confiesa que todos le aportan algo: el metacrilato, luz y color; la madera, calidez por ser fácilmente maleable; la piedra, dureza, pero combinada con el color, se convierte en dulzura. La próxima semana, Ana H. del Amo participa en una exposición que se inaugurará en Cáceres y en Badajoz con artistas que tuvieron hace años la ayuda Zurbarán de la Junta. Ella expondrá obra de 2008 y obra actual para que se pueda ver su evolución. En enero, se marchará tres meses a la Casa de Velázquez en Madrid a trabajar con artistas franceses y españoles. En resumen: Ana apostó por crear desde su tierra y va ganando la apuesta.