Hoy

Consumo advierte que el caso de los móviles es un posible “fraude”

  • Leonor Martínez-Perera, la nueva gerente del Instituto de Consumo de Extremadura, ha confirmado que ya se está actuando desde la Administración Autonómica

La nueva gerente del Instituto de Consumo de Extremadura (INCOEX), Leonor Martínez-Perera, ha advertido hoy que el caso de los móviles de una empresa Zetta de Zafra “no es un tema de seguridad”, sino que se trataría de “un fraude”.

“No es una red de alerta”, ha asegurado hoy en Almendralejo, donde ha sido presentada como nueva gerente del INCOEX en una de las reuniones ordinarias que celebra el Consejo Extremeño de los Consumidores y que hoy está teniendo lugar en la Estación Enológica extremeña.

El INCOEX decidió iniciar una inspección de oficio, con una visita a la sede de la empresa extremeña de móviles en Zafra, trabajos que comenzaron ayer y continuarán hoy.

“En el caso de que se encuentrase cerrada o no encontremos respuesta, pues también ir a cualquier tienda que se vendan estos terminales, y no sólo ya comprobar el reetiquetado, sino también las características del terminal, si se ajustan a lo que se publicita”.

Martínez-Perera ha confirmado que ya se está actuando desde la Administración Autonómica, como se solicitó a última hora de la mañana de ayer por parte de la Unión de Consumidores Extremeños y también hoy desde Facua Consumidores en Acción Extremadura.

La nueva gerente ha señalado que se está haciendo “un seguimiento por parte de la inspección de consumo de terminales para poder analizarlos en cuanto a publicidad y también características”.

Ha puntualizado que “no es un tema de seguridad, que tengan un peligro los móviles o vayan a explotar”.

Se trataría, ha aseverado, “de un fraude, en este caso, del etiquetado y luego veremos a ver si las prestaciones que dicen que tenía, se ajustan o no”. En el caso de que se confirmase ese fraude, se le abriría un “expediente sancionador“.

En este caso, además, “también podríamos estar hablando de un tema de competencia desleal”, según Martínez-Perera, algo que sería ya cuestión de otras empresas de venta de terminales hacia Zetta, “por haber usado determinadas características o el origen del producto que luego no se ha correspondido con la realidad”, ha apuntado.