Hoy

Extremadura inicia la reestructuración del transporte público por carretera

/ Archivo
  • Es un sector que mueve con 800.000 pasajeros y cuenta con 45 empresas

La Junta de Extremadura ha iniciado el proceso de reestructuración del transporte público por carretera, que actualmente cuenta con 800.000 pasajeros y 45 empresas, y que se prevé pueda estar concluido a mediados del año 2018.

El proceso se ha iniciado este lunes con una reunión con la Federación de Municipios y Provincias de Extremadura (Fempex), que se ha celebrado en el Palacio de Congresos de Mérida, ya que los alcaldes son los que mejor conocen las necesidades de sus pueblos.

Tras la reunión con los alcaldes, la Junta de Extremadura también prevé reunirse con empresas de transporte, y también se realizarán encuentros en las comarcas y los municipios.

La consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, Begoña García Bernal, ha explicado que las actuales rutas de viajeros "están hechas hace más de 50 años", por lo que "las circunstancias han cambiado" porque "en esa época no había los colegios, los centros de salud ni los hospitales que hay ahora".

Por tanto "es el momento muy claro que reorganizar todo el proceso de transporte público por carretera", ha señalado la consejera, quien ha explicado que el pasado verano se adjudicó un concurso público para hacer el estudio para reorganizar todo el transporte.

"Estamos hablando del futuro de Extremadura y lo vamos a hacer todos juntos", ha señalado Begoña García, quien ha recordado que "no todo el mundo en Extremadura puede conducir ni tiene coche", por lo que es necesario el transporte público, para "acercar" a los ciudadanos a los hospitales y las universidades.

También se analizará el transporte escolar y sanitario, y se planteará la posibilidad de que puedan realizarse concesiones conjuntas o bien por separado.

Según ha señalado, sobre este proyecto de reestructuración del transporte público ahora "no hay nada escrito", sino que se debe ir elaborando, sobre la base del "pilar de la sostenibilidad económica y medioambiental", ya que según ha dicho, "ahora mismo el transporte público cuesta dinero a la Junta de Extremadura".

El objetivo es que la gente "utilice" el transporte público, ya que "en los últimos seis años ha habido un 30 por ciento de disminución en su uso", un descenso entre cuyas razones podrían encontrarse los horarios .

Respecto a los plazos de proyecto, Begoña García ha explicado que el contrato se adjudicó con un plazo de 21 meses, que se extienden hasta mediados del año 2018, y en ese sentido ha apuntado que "no solo es la reorganización del transporte, sino también valorar la nueva Ley del Transporte de Extremadura".