Hoy

Extremadura inicia una inspección de oficio de los 'smartphones extremeños'

José María Vergeles
José María Vergeles / HOY
  • Esta labor tiene como objetivo garantizar los derechos de los consumidores, según ha informado la Junta

El Instituto de Consumo de Extremadura, adscrita a la Consejería de Salud y Políticas Sociales, ha iniciado una inspección de oficio para garantizar que el llamado 'smartphone extremeño' cuenta con las prestaciones publicitadas en el terminal, así como el cumplimiento del etiquetado de las piezas utilizadas.

Esta labor inspectora tiene como objetivo "garantizar los derechos de los consumidores", según ha informado la Junta de Extremadura.

La iniciativa del Instituto de Consumo extremeño ha sido adoptada de oficio y antes de que la Unión de Consumidores de esta comunidad autónoma elevara esta petición, han añadido las mismas fuentes.

Asimismo, el Ejecutivo regional ha asegurado que no ha destinado subvenciones públicas al proyecto empresarial "Zetta Europa", firma impulsora de estos móviles.

Y es que los impulsores de los Zetta, Unai Nieto y Erik Cui, coincidiendo con el lanzamiento de sus dispositivos el pasado año, explicaron que el diseño del software y el desarrollo del teléfono se habían realizado íntegramente en Extremadura, aunque la fabricación se realizaba en China, porque en España no contaban "todavía" con fábrica de ensamblaje.

A este respecto, y según los internautas, el sistema operativo tampoco ha sido desarrollado por la firma extremeña, pues utiliza "un software de código abierto".

En estos foros se exhiben fotos en las que se refleja que detrás de la "bellota mordida", logotipo de la marca, aparece el de la marca china 'Xiaomi'.

La aparición en el mercado del denominado "smartphone extremeño" tuvo una amplia repercusión en los medios de comunicación e incluso el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, recibió a los impulsores de este dispositivo móvil.

En su web, los impulsores de 'Zetta Smartphone' definen esta marca de telefonía móvil libre como "desarrollada y ubicada" en Extremadura.

Con el eslogan "el primer móvil extremeño", dan paraguas a la venta de terminales "de elaboración propia de alta calidad con las ultimas prestaciones a un precio competitivo".

El portavoz de Facua, Ruben Sánchez, en declaraciones a EFE, ha justificado la solicitud de una investigación tras las denuncias aparecidas en redes sociales y medios de comunicación, en las que se indica que este teléfono móvil "supuestamente fabricado en Extremadura" no era más que un aparato de otra marca, fabricado en China, "y al que se le ha cambiado la carcasa".

En diversos foros de internet se indica que "estamos ante una empresa española que vende teléfonos 'Xiaomi'", y se añade que se podrían estar vulnerando derechos e "incluyendo tecnologías o especificaciones que realmente no posee el terminal".

En estos foros se sostiene que el sistema operativo (software) de los Zetta "tampoco está diseñado por ellos".

Desde Facua, Sánchez ha asegurado que "todavía estamos esperando a que los responsables de Zetta den la cara", tras lamentar que aún no hayan dado ninguna explicación.

Según expertos consultados, los precios más competitivos de ciertos fabricantes de tecnología chinos respecto a los occidentales, aunque no todos, precisan, podría alentar conductas de reventa de terminales como podría ser el caso de Zetta.

Ciertos sectores podrían haber detectado un nicho de negocio aunque no siempre lícito en la venta en occidente de terminales asiáticos baratos que parecen tener complicado su acceso a ciertos mercados europeos, añaden desde asociaciones de internautas.

El presidente de la Asociación de Internautas (AI), Vicente Domingo, ha recomendado hoy en declaraciones a Efefuturo a los consumidores asesorarse bien antes de comprar cualquier nuevo producto y especialmente si es tecnológico, por ejemplo en internet, en donde los usuarios suelen comentar muchas cosas.

En el caso de los dispositivos vendidos por Zetta ni siquiera el precio era excesivamente competitivo respecto a otras marcas, ha advertido Domingo. "Móviles de entre cien y 300 euros existen ya en el mercado de varios fabricantes y además con prestaciones bastante altas", ha añadido.

Por el momento, ni en Guardia Civil ni Policía Nacional se han registrado denuncias por este supuesto fraude, según ha informado la Delegación del Gobierno.