Hoy

Las obras complican el viaje a Madrid

Vista aérea de un tramo de la autovía M-40
Vista aérea de un tramo de la autovía M-40
  • Los cortes hasta finales de noviembre en el nudo de la M-40 aconsejan cambiar la ruta de entrada y salida de la capital por la A-5

Quienes hayan viajado en la última semana por la A-5 (Autovía de Extremadura) entre Madrid y algún punto del mapa de la comunidad autónoma, probablemente habrán tardado más de lo habitual. Y en todos los casos, se habrán encontrado la retención en el mismo punto: allí donde se encuentran la A-5 y la M-40, o sea, en el kilómetro 12 de la primera y el 31 de la segunda.

Estas dos autovías están unidas por un puente que necesita una reforma. El Ministerio de Fomento se ha puesto a adecentarlo con carácter de urgencia, y este trabajo no puede completarlo sin cortar el tráfico por una y otra vía. Las obras empezaron el pasado día 2, y con ellas los cortes de circulación, que durarán al menos hasta el 20 de noviembre. La Dirección General de Tráfico (DGT) ha habilitado en su web un enlace específico para informar sobre esta incidencia, e incluye una llamada en la página de inicio, lo que da idea de la relevancia de los cortes. Básicamente, por un motivo: afectan a dos de las vías de entrada y salida de Madrid que más vehículos soportan a diario. La consecuencia es clara: las colas están garantizadas. Serán mayores o menores en función de la fecha y la hora, pero las habrá casi en cualquier momento del día. De hecho, la DGT ya avisó el pasado 29 de septiembre: «Se producirán retenciones y tiempos de demora importantes tanto en la A-5 como en la M-40, por lo que se aconseja optar por itinerarios alternativos».

¿Y cuáles son esas rutas que conviene seguir para evitar las retenciones? Por simplificar, hay una opción para entrar en la capital y otra para salir. Para llegar a la capital, el consejo de la DGT es utilizar la R-5, o sea, la radial de peaje. Puede tomarse en tres puntos kilométricos antes de llegar a la zona afectada por las obras. Son el kilómetro 35 (es la salida más directa y natural, y está en Valmojado), el 25 (primero se coge la M-413, que es la que conecta la A-5 y la R-5 en este punto) o en el 18 (a través de la M-50). Esta última opción permite ahorrarse un tramo de la autovía de pago. Para hacer el viaje contrario, o sea, el que tiene Extremadura como destino, lo mejor, según la Dirección General de Tráfico, es usar la M-50.

Estos itinerarios alternativos tienen como objetivo evitar los dos tramos en los que ya se están produciendo las mayores retenciones: la A-5 entre los kilómetros 18 y 12, y la M-40 entre el 25 y el 31. Además, hay un último factor a tener en cuenta: los cortes se desarrollarán en dos fases. La primera empezó el día 2 y terminará el 28. En estos días estará cortado un carril en cada sentido en la A-5 y otro en la M-40, lo que significa que la circulación será por un único carril por sentido.

La segunda fase irá del 28 de octubre al 20 de noviembre, y en ella los cortes se producirán solo durante los fines de semana. Del viernes 28 al martes 1 –festividad de Todos los Santos– no se podrá acceder a la M-40 desde la A-5. El 12 y 13 de noviembre ocurrirá al revés, es decir, no se podrá tomar la Autovía de Extremadura desde la M-40.

Por último, los fines de semana del 5-6 de noviembre y del 18 al 20 del mismo mes, sí que habrá circulación entre estas dos vías, en los dos sentidos, aunque con un solo carril en vez de dos, lo que generará retenciones.