Hoy

Drones para ir formando el nuevo paisaje

En 'Reforest-Acción' también está echando una mano Reverdeceremus, asociación sin ánimo de lucro constituida tras el incendio del año pasado y que desde entonces ha desarrollado distintas actividades dirigidas a restaurar el daño que ocasionó el fuego. La última de ellas es 'Replantaremus', que propone reforestar una parte de la zona quemada mediante un sistema novedoso.

De entrada, las semillas no las pondrá la administración ni se comprarán a nadie. Serán aportadas por todo el que quiera colaborar. Basta con recogerlas durante un paseo por el monte y depositarlas en alguno de los contenedores que la asociación colocará en los pueblos de la comarca, en alojamientos rurales y en Cáceres. También se les pueden enviar por correo. «Hace unos días nos llegó una donación procedente de Badajoz, un sobre bastante grande lleno de semillas», detalla Patricia Dionisio, miembro de este movimiento ciudadano que a lo largo de los próximos meses irá construyendo las 'bombas de semillas'. Esto es, bolas de simientes mezcladas con arcilla y estiércol, un sistema que ayuda al proceso de germinación y que reduce las posibilidades de perder semillas porque las cojan las aves.

Una vez que llegue la primavera, las 'bombas' serán esparcidas por el aire. Para ello, probablemente se usarán drones, después de que una empresa de la región haya contactado con Reverdeceremus para ofrecerle el uso de estos aparatos. Resultan especialmente apropiados para esta iniciativa, pues permiten mayor precisión a la hora de lanzar las semillas, dado que su tamaño les hace más manejables.

Está por decidir qué zona concreta del área quemada se reforestará, aunque conviene recordar que el colectivo que promueve esta iniciativa nació en la localidad de Acebo, cuyo término municipal fue el más afectado por las llamas. En concreto, perdió 4.017 hectáreas sobre un total de 7.832, o lo que es lo mismo, acaparó más de la mitad del área quemada. El espacio que se elija pasará a tener vegetación y fauna autóctonas. «Son la razón de ser del proyecto», argumenta Reverdeceremus en su web. En ella detalla las especies a usar en la reforestación. De árboles, se emplearán de alcornoque, encina, roble, castaño, loro, acebo, fresno, álamo, aliso, pino piñonero y tejo. Y de herbáceas y arbustos, trébol, tomillo, romero, borraja, margaritas, menta, jara, madroño, brezo, escobas y retamas, cantueso, lentisco, carquesa y zarzas.