Hoy

Extremadura mantendrá durante seis meses la amenaza de retención de fondos

  • El Ministerio de Hacienda reconoce que la región ha cumplido con los proveedores pero exige mantener los plazos legales de pago

La Junta de Extremadura deberá mantenerse durante seis meses seguidos dentro de los plazos legales de pago a proveedores (por debajo de los 30 días fijados por las normas sobre morosidad) para que concluya el procedimiento de retención de fondos del sistema de financiación puesto en marcha por el Ministerio de Hacienda.

La Administración regional recibió ayer una carta del citado ministerio en la que se indica que, ante el cumplimiento en el pago a proveedores, no procede llevar a cabo retención de fondos en las entregas a cuenta del mes de noviembre. Pero recuerda que tendrá que seguir durante medio año dentro de los límites legales para que se dé por cerrada esa amenaza.

Las Administraciones Públicas deben abonar sus facturas en menos de 30 días. Pero si pasan de 60 días el Ministerio de Hacienda puede intervenir e incluso llegar a la retención de fondos del sistema de financiación autonómica para pagar directamente a proveedores. Extremadura recibe 222 millones al mes.

Desde que se publican los datos del periodo medio de pago a proveedores, en noviembre de 2014, y hasta el pasado mes de junio, Extremadura y Aragón superaron el citado plazo de 60 días. Hacienda emitió varias advertencias, pero no se corrigió la situación. Por ese motivo, el pasado 1 de abril comunicó el inicio del procedimiento de retención de fondos.

El 21 de julio el ministerio indicó a la Junta que debería destinar 177 millones de euros al mes a liquidar facturas con proveedores. El importe de la retención sería la diferencia entre esa cifra y la cantidad media de los pagos realizados por la comunidad en los tres últimos meses de los que se dispusiera de datos.

Como indica el ministerio en su carta, el dinero destinado por la comunidad supera esa cifra. En concreto, apunta que en mayo dedicó a proveedores 168,3 millones; en junio llegó a 269,4 y en julio a 96,6. La media es de 178,1 millones, por encima de los 177 exigidos. De esa forma, no procede ninguna retención.

Dentro de los límites legales

La Junta destaca el esfuerzo realizado para pagar a proveedores. Gracias sobre todo a los mecanismos estatales de financiación pudo cumplir en julio por primera vez con un periodo medio de pago dentro de los límites legales, por debajo de 30 días.

También ha recurrido a créditos a corto plazo. El Gobierno autorizó un máximo de 400 millones, pero no ha hecho falta llegar a ese extremo y a mediados de año el saldo era de 157 millones. Estas operaciones están casi canceladas y la Junta se compromete a liquidarlas antes del 31 de diciembre.