Hoy

Extremadura es donde menos custodias compartidas se conceden

  • La solución más repetida fue otorgársela a la madre, una medida que se tomó en 86 de cada cien casos

Extremadura fue el año pasado la comunidad autónoma donde menos custodias compartidas se concedieron, según los datos publicados hace unos días por el INE (Instituto Nacional de Estadística). A lo largo de 2015, en la región se formalizaron 1.979 rupturas matrimoniales, de las que el 93 por ciento fueron divorcios. El resto, separaciones (130 casos) y nulidades matrimoniales (tres).

En algo más de la mitad de los procedimientos había hijos de por medio y el juzgado tuvo que pronunciarse sobre la custodia. La solución más repetida fue otorgársela a la madre, una medida que se tomó en 86 de cada cien casos. Al padre se le adjudicó en el cinco por ciento de los procedimientos, y la compartida -los progenitores se reparten las responsabilidades y el tiempo que pasan con los niños- fue la solución en ocho de cada cien. No llegan al uno por ciento el resto de supuestos, en los que la responsabilidad sobre el menor es concedida a otro familiar o a alguna institución pública.

Comparar estos datos con los de años atrás y con los que presenta el conjunto del país tanto ahora como entonces permite obtener dos conclusiones matemáticas: la realidad extremeña en este campo social es diferente a la española y la comunidad autónoma no ha evolucionado en los últimos años como lo ha hecho el conjunto del país.

A escala nacional, la custodia compartida se concede en uno de cada cuatro casos, mientras que en el año 2007 -primero para el que INE ofrece cifras sobre esta cuestión- no se llegaba al diez por ciento. En ese ejercicio, la tasa extremeña era del cinco por ciento. Es decir, mientras que en la región ha aumentado tres puntos (del cinco por ciento al ocho) en el conjunto del país lo ha hecho en quince (de 9,6 a 24,6).

La explicación a este cambio está, en gran medida, en el cambio de doctrina por parte del Tribunal Constitucional, en el año 2012, que ha ido impulsando a un buen número de jueces a decantarse por la custodia compartida en sus sentencias. La estadística, sin embargo, aclara que tal modificación no ha afectado por igual a todo el país.

La gráfica que muestra los datos por provincias resume la situación de modo ilustrativo. De las 52 -incluyendo en el grupo a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla-, Cáceres ocupa el último puesto, con una tasa de custodias compartidas en divorcios del 7,6 por ciento, y Badajoz el penúltimo, con un 8,8. En el extremo opuesto aparecen Gerona y Guadalajara, que superan el 44 por ciento.