Hoy

La propuesta para salvar Acorex pasa por que le perdonen el 80% de la deuda

Manuel Ortega, presidente del consejo rector de Acorex, en la sede del grupo.
Manuel Ortega, presidente del consejo rector de Acorex, en la sede del grupo. / Brígido
  • El plan para convencer a Avante es convertir los 17 millones que le debe en un préstamo a pagar a lo largo de 20 años

Entra en su fase final la propuesta de convenio para intentar la continuidad de Acorex como empresa agroalimentaria, aunque con menos socios (con una veintena de cooperativas más o menos en el proyecto) y menos cartera de servicios de la que se conoció. Entre el lunes y el martes próximos, su consejo rector y los presidentes y gerentes de las cooperativas que forman parte del grupo conocerán las líneas básicas del plan para que los acreedores puedan aceptar el convenio planteado.

Sigue abierto a modificaciones y debe ser refrendado al final en una asamblea de cooperativistas para que sea firme, porque son ellos los que en primer lugar deben apostar o no por una nueva Acorex. Sería en todo caso una empresa diferente a la anterior en su apuesta por la sectorialización (ganadería, fertilizantes...) y con menor riesgo empresarial, con el apoyo financiero y comercial del grupo Dcoop.

La propuesta de convenio contiene unas características definidas. Además del necesario plan de negocio, para que la empresa sobreviva debe recibir un doble impulso. De un lado, conseguir de los acreedores una quita del 80% de la cantidad adeudada como mínimo. De otra parte, se le planteará a Avante algo similar a lo que acepta en Tomcoex para tener su visto bueno: convertir su deuda en préstamo. En este caso el grupo público terminaría de cobrarla en 20 años. Empezaría a recibir el dinero a partir del undécimo ejercicio.

El incremento de la condonación de la deuda que se pretende y de los años a pagarla tiene que ver directamente con el montante del pasivo que acumula Acorex. Alcanzó los 61,3 millones al cierre del informe concursal (de ellos, 16,9 se deben a Avante) pero se estima que finalmente se puede quedar en algo más de 50 millones. Esa apreciable rebaja de lo que se debe se producirá una vez que salgan adelante los convenios de Tomcoex y la comercializadora Cepa y se cobre la venta de Acosierra.

Solo el 5% del pasivo de Acorex (unos 3 millones de ese total de 61,3) es deuda privilegiada; esto es, vinculada a hipotecas o garantías de cobro. Es lo primero que se cobra. En cuanto a los activos de Acorex hay que señalar que se valoraron en 27,2 millones.

Opciones de continuidad

Manuel Ortega, presidente del consejo rector, ha convocado pasado mañana una reunión de este órgano de Acorex. En la cita del lunes, con la presencia de representantes de la extremeña Concursa 2, que se ha encargado de todo el trabajo económico y negociador para presentar las propuestas de convenio en Acorex y sus empresas participadas, se explicará los detalles de la situación de la empresa agroalimentaria y sus posibilidades de salvación.

Ortega se reunirá el martes con presidentes y gerentes de las cooperativas que siguen en Acorex. En la actualidad son 17 las que comercializan sus productos a través de la que fue primera empresa agroalimentaria de Extremadura, con una facturación de 36 millones de euros.

La consultora PwC, administradora concursal que designó el juzgado, cree que es posible lograr un acuerdo con los acreedores porque sus sociedades participadas «han dejado de ser un problema para el futuro de Acorex», su plantilla es mínima y tiene «magníficos activos», entre los que citó en su informe la fábrica de La Garrovilla, almacenes y oficinas de la sede en Mérida, la granja de cerdos de Alburquerque, y participaciones «en empresas muy relevantes en el mundo agroindustrial extremeño».

El mismo pensamiento optimista ha transmitido Ortega en los últimos meses a pesar de que es consciente de las dificultades para sacar adelante el convenio. El paso ineludible -ha recalcado- pasa por el compromiso de las cooperativas extremeñas en seguir apostando por Acorex aunque sea muy diferente al gigante agroalimentario que fue hasta hace un trienio.

A expensas de la aprobación de la propuesta de convenio y su registro (antes del 9 de noviembre), el concurso de acreedores de Acorex tiene dos fechas claves. Una es el 11 de enero, cita fijada para la celebración de la junta de acreedores. Es cuando se debe validar por parte de los acreedores su apoyo (se necesita un mínimo del 65% de los que tienen créditos pendientes) o su rechazo a la propuesta de convenio. En realidad, se sabrá antes porque el 2 de diciembre a más tardar, la Administración concursal debe presentar la propuesta de convenio si cierra un acuerdo. Si no, optará por ir a liquidación y la convocatoria de la junta sellará esa situación.