Hoy

Una ATS denuncia que fue agredida por una paciente

Hospital  de Mérida.
Hospital de Mérida. / Brígido
  • La sanitaria asegura que el domingo por la noche sufrió la rotura de un dedo y un esguince cervical por parte de una internada en Psiquiatría

Una enfermera de la Unidad de Psiquiatría del Hospital de Mérida ha tenido que ser intervenida quirúrgicamente por la fractura de un dedo de su mano izquierda y también ha sufrido un esguince cervical debido a la agresión sufrida por parte de una paciente en la noche del pasado domingo. Así aparece reflejado en la denuncia presentada ante el Juzgado de Instrucción número 4, el que estaba de guardia esa jornada en la capital de Extremadura.

En la denuncia se relata cómo a las 20.50 horas de anteayer, mientras la ATS se encontraba atendiendo a otra persona, la paciente denunciada se abalanzó por su espalda, «tirándole de los pelos y retorciéndole bruscamente la mano izquierda» además de proferir insultos y amenazas de muerte a la sanitaria.

La paciente, que según ha conocido este periódico es menor de edad, tuvo que ser apartada de la enfermera por otros pacientes y personal sanitario que en ese momento se encontraba en la Unidad de Agudos de Psiquiatría del Hospital emeritense.

En la denuncia ante el juzgado se especifica que por la tarde del domingo, durante el horario de visita a los pacientes, el personal sanitario advirtió que la chica estaba fumando porque su padre le había dado tabaco. Se le llamó la atención y se le recordó que estaba prohibido fumar en la habitación del centro.

La paciente entonces, se relata, sufrió un episodio de agitación y se golpeó contra una puerta, según la versión de los facultativos. Trabajadores sanitarios reclamaron a sus familiares que abandonaran el lugar para ser atendida en el centro como marca el protocolo de actuación en estos casos.

Su padre, según la denuncia presentada, se negó a salir y se tuvo que llamar a agentes de seguridad del centro para que abandonara la habitación, no sin antes amenazar de muerte a los profesionales del Hospital de Mérida que estaban allí en ese momento.

Tres horas después de ese incidente, una vez que la joven había cenado, se produjo la agresión denunciada por parte de la paciente a la enfermera.

Según el testimonio de un facultativo a HOY, en la noche del domingo estaban ingresados 26 pacientes en la Unidad de Psiquiatría del hospital emeritense cuando la unidad tiene una capacidad de 20 plazas.

También agrega que ese departamento está «saturado» con cierta frecuencia toda vez que asume, además de los enfermos del área sanitaria de Mérida, los del área de Don Benito-Villanueva de la Serena, por lo que desde hace tiempo se vienen reclamando más medios y personal para una mejor atención. HOY se ha dirigido a la Consejería de Sanidad para conocer su opinión ante estos hechos y la reclamación de más medios pero no ha obtenido respuesta.

El 18 de marzo se produjo en Mérida, en el centro de salud de San Luis, otra agresión a personal sanitario. En este caso fue a un médico de urgencias.