Hoy

La región batió en agosto su récord de turistas, con más de 224.000

Turistas en la Ciudad Monumental de Cáceres, el pasado agosto. :: jorge rey
Turistas en la Ciudad Monumental de Cáceres, el pasado agosto. :: jorge rey
  • La comunidad autónoma superó las 460.000 pernoctaciones, una cifra que también es la mejor de la serie histórica

El sector turístico extremeño recibió ayer una palmada en la espalda de una intensidad desconocida. Fue en forma de cifra, patrocinada por el INE (Instituto Nacional de Estadística). A saber: que en agosto visitaron la comunidad autónoma 224.125 personas, o sea, un cuatro por ciento más que el año pasado y la cifra más alta conocida para ese mes, que tradicionalmente es el mejor del año para la región en este capítulo. La buena noticia es doble, porque también se batió el récord en pernoctaciones, un valor especialmente apreciado en el sector, porque está directamente relacionado con los ingresos. Agosto concluyó con 460.727, es decir, un diez por ciento más que el año pasado y de nuevo, el dato más alto de la serie histórica.

Estas cifras mejoran la posición de Extremadura en el panorama español, aunque no impiden que siga ocupando un lugar en el furgón de cola. El tirón turístico de la región en el mes de agosto solo supera al de La Rioja y Navarra en cuanto a número de pernoctaciones, y a estas dos más Murcia, en viajeros. En el contexto nacional, está aún muy lejos de los números que presentan las zonas de costa más consolidadas nacional e internacionalmente, como Cataluña (casi dos millones y medio de viajeros y más de nueve millones de pernoctaciones) o Andalucía (dos y siete millones, respectivamente).

Extremadura sube en la clasificación nacional si se tienen en cuenta los datos no de un mes, sino de todo el año, como le ocurre a todos los destinos de interior. Y mejora igualmente su lugar en el escalafón nacional si se atienden en exclusiva al turismo rural. En este último epígrafe, Cáceres es una referencia. El pasado mes de agosto fue la segunda provincia que más visitantes atrajo (superó los 18.500), solo por detrás de Gerona (casi 20.000). En pernoctaciones, sin embargo, desciende hasta la sexta posición. La explicación está en que la estancia media no llega ni a tres noches, la segunda media más baja de entre las diez provincias más populares en este capítulo.

El dato ayuda a comprender por qué la estancia media es, desde hace años, el gran caballo de batalla del sector turístico extremeño. Tanto la administración local como la autonómica y la iniciativa privada centran buena parte de sus esfuerzos y sus proyectos en tratar de mejorar este valor.

El informe del INE aporta otras conclusiones que ayudan a trazar la radiografía del turismo en la región. Entre ellas, el peso que tienen los distintos tipos de alojamientos. De cada cien visitantes que recibió la comunidad autónoma el mes pasado, setenta durmieron en un hotel, quince en un camping, diez en algún alojamiento rural, cuatro en un apartamento y el uno por ciento optó por un albergue.

En cuanto a la procedencia del turismo nacional, siguen siendo mayoría los madrileños y andaluces. En el caso del turismo rural, de Madrid proceden 34 de cada cien turistas, mientras que 27 son de la propia comunidad autónoma, 13 de Andalucía, cinco son manchegos o castellano-leoneses, cuatro vascos y tres catalanes.

Para el director general de Turismo, las cifras son «un motivo de satisfacción». «Son muy buenas, históricas, y son fruto del trabajo que hemos hecho entre todos». «Por ello -añade Francisco Martín Simón-, debemos seguir en la línea que hemos puesto en marcha, y que se basa en el liderazgo compartido con todos los actores del turismo».