Hoy

De España y de Portugal

Imagen de la isla Mauricia o Morraceira fotografiada desde los 'cais' de Seixas (Caminha). :: E.R.
Imagen de la isla Mauricia o Morraceira fotografiada desde los 'cais' de Seixas (Caminha). :: E.R.
  • La isla Mauricia, el último caso de territorio internacional de la Raya

Les contaba hace un par de sábados la historia de Hermisende (Zamora), un pueblo portugués que, al independizarse definitivamente Portugal de España decidió seguir siendo español. Para acabar nuestro recorrido por los espacios ambiguos de la Raya, hoy nos trasladamos a la desembocadura del Miño, donde, prácticamente en su desembocadura, existen varias islas, algunas de ellas nacidas recientemente, sobre cuya pertenencia a uno u otro país han existido disputas.

Serían las contiendas fluviales de la Raya, territorios semejantes a los que habíamos visto en las provincias de Huelva y Badajoz, pero con la singularidad de su insularidad. Se trata de islotes deshabitados cuyo interés es más ornitológico que territorial o económico. La más grande de ellas es Isla de Canosa. Precisamente su nombre en singular, Isla de Canosa, provocó que, al ser un pequeño archipiélago de cuatro islotes, se pensara que las otras dos eran tierra de nadie y hubo sus más y sus menos hasta fijar el carácter español de todo el archipiélago. Además, encontramos las islas de Vimbres, de Varandas y de Pozas, todas ellas españolas, aunque en su momento hubo alguna que otra discusión sobre la titularidad de estos islotes.

Circulamos por la carretera que une el pueblo fronterizo con Pontevedra de Valença do Minho y la villa portuguesa donde desemboca el Miño, Caminha, situada frente a la española de A Guarda. Seguimos, paralelos al río, hasta la aldea de Seixas, descendemos hacia los 'cais' del río, aparcamos el coche y nos sentamos en un agradable chiringuito fluvial desde el que distinguimos la isla Morraceira de Seixas. Lo de 'morraceira' es un topónimo que se usa en esta zona para referirse a las islas que han crecido por efecto de la arena de aluvión del río. Esta de Seixas, a la que también llaman Isla Mauricia, se formó en las décadas de los años 70 y 80 del pasado siglo. Al ser tan reciente, no ha habido ninguna reunión de la comisión de límites que fije su territorialidad ni pertenencia. La mayor parte de la isla está en territorio geográfico español. Pero cuando baja la marea, aparece un arenal que entra en Portugal. A falta de una decisión, la isla se considera internacional.

Es otro embrión de Andorra en la Raya como lo fueron la Reyerta de Valencia de Mombuey y de Alconchel, la Contienda de Ouguela y de Barrancos, los Moinhos das Azenhas do Rei, que tenían una puerta que daba a Cheles y otra a Montes Juntos, la casa de A Fontañera con sus dos puertas: una a España y otra a Portugal, las Casas de la Duda en Valencia de Alcántara: cuatro viviendas cercanas a la alquería de El Pino, donde el riachuelo gira bruscamente y deja la frontera indefinida, donde el tío Bigares tenía una casa con alcoba lusa y salita española, de modo que nació portugués, pero sin cambiar de vivienda, se apuntó en España. En Las Casas de la Duda hubo un matadero entre 1951 y 2003. El último dudoso fue Junuario: lo atacaron unos bandoleros, se fue y se acabó la última Andorra extremeña.

O el Couto Mixto, en Ourense, un enclave de 27 kilómetros cuadrados donde en 1845 vivían 900 personas en las aldeas de Santiago, Rubiás y Meaus. El Couto mantuvo hasta 1864 su independencia de las coronas de España y de Portugal. Sus vecinos, al casarse, podían escoger nacionalidad española, portuguesa o seguir siendo mixtos. Para ello, brindaban tras la boda por el rey escogido y pintaban una P de Portugal o una G de Galicia en la puerta de sus casas. Sorprendente viaje por estas singularidades fronterizas, que hoy acabamos con el caso pendiente de esta isla Morraceira o Mauricia, tan indefinida, tan internacional.