Hoy

Los defensores de Pedro Sánchez alzan la voz en Extremadura

Fernández Vara (dcha.) ayer en la Feria ganadera de Zafra. :: V. Conejo
Fernández Vara (dcha.) ayer en la Feria ganadera de Zafra. :: V. Conejo
  • Contra la postura propuesta por Vara de crear una gestora en Ferraz, surgen socialistas en la región que hablan de «golpe de estado»

«Pedro Sánchez debe aguantar al frente de la secretaría general por lealtad a los socialistas que le eligieron. La jornada de ayer (el miércoles) pasará a la historia del PSOE como un día de vergüenza en el que se intentó evitar que fuese un congreso y unas primarias quienes dijesen quién quiere que lidere el futuro del PSOE». «Unos pocos tomaron el partido socialista para rendirlo. Se intentó torcer la voluntad de la militancia con una maniobra a mi juicio infame», decía ayer a iniciativa propia Luis Salaya, portavoz socialista en el Ayuntamiento de Cáceres. Estas afirmaciones demuestran que en la familia socialista extremeña hay voces distintas a la liderada por el secretario general Guillermo Fernández Vara, quien ayer apostó por que sea una gestora la que dirija el PSOE y convoque un congreso extraordinario tras la dimisión de la mitad de la ejecutiva federal el miércoles en Ferraz.

Con Vara coincidía la presidenta de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero, quien a preguntas de HOY explicó que «tras los malos resultados electorales de Galicia y Euskadi celebrar un congreso y unas primarias (como propone Sánchez) no es la mejor solución. Lo mejor es que haya una gestora lo más limpia posible que no esté viciada por una parte o por otra».

En Extremadura ya hubo división en julio de 2014 cuando el PSOE celebró unas primarias que se decantaron a favor de Pedro Sánchez (49%) y en las que perdió Eduardo Madina (36%), preferido por la mayoría de extremeños, Vara entre ellos. Antes de aquella votación ya se posicionaron a favor de Sánchez el actual presidente de la Diputación, Miguel Ángel Gallardo, alcalde de Villanueva de la Serena, y José Luis Quintana, que gobierna en Don Benito. Ninguno quiere hacer declaraciones ahora. Solo la diputada Pilar Lucio, que permanece en la ejecutiva federal, ha sido leal con Pedro Sánchez haciendo público su apoyo y razonando la conveniencia de celebrar un congreso y unas primarias.

También fue clara ayer Leonor Martínez-Pereda, que en las redes sociales estaba mostrando su apoyo a Pedro Sánchez. A la llamada de este diario la exconsejera de Vivienda, perteneciente a la corriente de Izquierda Socialista, reveló que ella votó a Pérez Tapias (el tercer candidato en las primarias de 2014, prácticamente descartado desde el principio), «pero ahora mismo avalaría a Pedro Sánchez porque lo que ha pasado en Ferraz es un golpe de estado a la militancia».

Según Martínez-Pereda, sin cargo orgánico en el PSOE y nombrada en agosto gerente del Instituto de Consumo de Extremadura, «los que han dado el paso se han extralimitado y si los críticos no quieren primarias es porque las perderían. Quieren un congreso a la búlgara para elegir a Susana Díaz, que no ganaría unas primarias. Son tres personas con poder territorial (en referencia a Vara, García-Page y Susana Díaz) quienes se enfrentan a miles de militantes (...) es una vergüenza el circo mediático que estamos dando a los ciudadanos».

Por su parte, la agrupación socialista de Navalmoral de la Mata reiteró ayer su apoyo al secretario general Pedro Sánchez, refrendando su opinión difundida el pasado día 8 cuando expresó que sometería al voto de sus afiliados en asamblea un manifiesto el pasado viernes 16. El resultado fue un apoyo unánime a Sánchez de los socialistas moralos.

Ayer la alcaldesa de esta localidad cacereña y secretaria general del PSOE local, Raquel Medina, se reafirmó en la postura de Sánchez, que se basa en bloquear un gobierno popular de Mariano Rajoy, informa Miguel Ángel Marcos.

Atención y estupor

La familia socialista extremeña sigue con atención, y ya con indisimulado estupor, los acontecimientos precipitados desde el miércoles en Ferraz, cuando dimitió media ejecutiva federal. Si ya se intuían, esto provocó la creación de dos bandos, uno afín a Pedro Sánchez y otro partidario del discurso crítico promovido por barones territoriales, entre ellos Fernández Vara.

Dirigentes socialistas de la región convocados al comité federal de mañana sábado ya expresaron su postura contra la intención del secretario general de convocar un congreso extraordinario y unas primarias para obtener un nuevo respaldo de la militancia.

Contrarios a este proceso fueron, además de Vara, los dos secretarios provinciales -Rafael Lemus en Badajoz y Miguel Ángel Morales en Cáceres-, el exsecretario provincial pacense Francisco Fuentes y la hasta el miércoles vocal de la ejecutiva federal Ascensión Murillo, quien dimitió anteayer junto a 16 miembros más. Esta maniobra no ha conseguido arrastrar a Sánchez, que se ha mantenido firme al frente del PSOE, en cuya sede aún tiene el mando.

También se pronunció ayer sobre la situación Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Lo hizo en Cáceres, durante el acto de homenaje a la exalcaldesa Carmen Heras, informa A. Armero. En su opinión, la postura de Pedro Sánchez de no dimitir pase lo que pase en el comité federal porque a él lo eligió la militancia, supone que se extienda la sensación de que «entre el secretario general y los militantes no hay nada, no hay partido». No obstante, también dijo que «las dificultades no han sido pocas para Pedro Sánchez». «Hay que reconocer que los llamados críticos, que algunos ex secretarios generales y que lo de ayer mismo (en referencia a las 17 dimisiones de anteayer) no dejan de ser golpes y golpes contra la lealtad al secretario general exigible en nuestro partido». «Estamos en un momento muy difícil», añadió Ibarra, que pidió a los dirigentes del partido «serenidad, cabeza fría, que se dediquen a hablar en vez de a contar, que están todo el día contando, y que mantengan la dignidad». «Y si unos y otros no saben hacerlo -concluyó-, que nos devuelvan el partido que les entregamos los más mayores».