Hoy

Educación contrata a 390 docentes para impartir clases de refuerzo

Educación contrata a 390 docentes para impartir clases de refuerzo
  • Con contratos de media jornada comenzarán a trabajar el lunes y atenderán a más de 8.500 alumnos en el conjunto de la región

Lograr que cada vez sean más los escolares extremeños que superen los diferentes cursos y que permanezcan en el sistema educativo hasta que consigan una formación que les permita continuar con estudios superiores y, si no, acceder al mercado laboral con una cualificación adecuada.

Es el objetivo que persigue la Consejería de Educación con la continuidad este curso de acciones de apoyo y refuerzo al alumnado que precisa ayuda. Acciones que conforman el llamado Plan integral de mejora del éxito educativo y la disminución del abandono escolar temprano. Se engloban en cuatro programas que alcanzarán a más de 8.500 alumnos repartidos por la región. Para su puesta en marcha el próximo lunes, 3 de octubre, el departamento que dirige Esther Gutiérrez ha contratado a 390 docentes a media jornada hasta el 15 de junio de 2017.

Los cuatro programas que centran la iniciativa de refuerzo al alumnado extremeño son: Rema, Comunica, Impulsa y Programa para la Mejora del rendimiento y la inclusión socioeducativa del alumnado de los centros de atención educativa preferente.

El primero persigue reforzar, estimular y motivar al alumno que se encuentra en desventaja socioeducativa, para que mejore su rendimiento. Para llevarlo a cabo se han contratado a 121 docentes. Está dirigido a escolares de tercero, cuarto, quinto y sexto de Primaria, y también a los de primero, segundo y tercero de Educación Secundaria Obligatoria (ESO). La consejería prevé que el mismo beneficiará a alrededor de 2.900 escolares.

El segundo programa, llamado Comunica, persigue compensar con clases de refuerzo las carencias que presentan alumnos con dificultades de aprendizaje por baja competencia comunicativa. Para llevarlo a cabo son 115 los maestros contratados a media jornada. Va dirigido al alumnado de tercero, cuarto, quinto y sexto de Primaria. Alcanzará hasta el próximo junio a unos 2.600 alumnos.

Impulsa es el nombre del tercer programa de apoyo puesto en marcha por la Consejería de Educación. Con el se persigue ayudar al alumnado de primero de ESO que haya presentado dificultades en la transición entre Primaria y Secundaria, en las materias troncales, fundamentalmente Lengua y Matemáticas, y también en la adquisición de hábitos de organización del trabajo y aprendizaje autónomo. Para este programa se ha contratado a 125 docentes, que atenderán a unos 2.400 estudiantes.

El cuarto y último programa, para la mejora del rendimiento y la inserción socioeducativa, requiere la contratación de 29 profesores en todos los centros de atención educativa preferente. Está destinado al alumnado de quinto y sexto de Primaria, y también al de primero y segundo de ESO. Se prevé que repercuta en 600 estudiantes aproximadamente, alumnos que se encuentran «en desventaja socioeducativa derivada de factores sociales, económicos, culturales o étnicos», detalla la Consejería de Educación.

También destaca que «gracias a estos programas, que el curso pasado ampliaron su cobertura para desarrollarse durante todo el curso escolar, la tasa de abandono escolar ha descendido más de 4 puntos en Extremadura en el último curso, situándose en el 21,7 %, según la última Encuesta de Población Activa (EPA), de julio». Además de los cuatro programas citados, también se llevarán a cabo otras dos iniciativas de refuerzo escolar: PMAR (programa para la mejora del aprendizaje y el rendimiento) y Prage (programa de refuerzo para alumnado de grupos específicos).

Las novedades

El primero es otro plan de refuerzo para el alumnado con dificultades de aprendizaje. Está pensado para garantizar la formación de estos alumnos en las materias que más dificultades suponen, como son las relacionadas con el ámbito socio-lingüístico y tecnológico. El año pasado este programa se implementó para el alumnado de tercero de ESO y, este curso, se ampliará para atender al alumnado de segundo. Según Educación, aproximadamente el 20% del alumnado de los últimos cursos de ESO utiliza este programa.

La otra novedad que también se estrena este curso llega de la mano del Prage. Su objetivo es seguir con el apoyo prestado por el PMAR, de tal modo que el alumnado de cuarto de ESO con más dificultades va a seguir recibiendo una atención específica, dando continuidad a los planes que se desarrollan en segundo y tercero de Secundaria, «con un modelo de aprendizaje diversificado, en grupos reducidos y con profesorado especializado en este tipo de enseñanza;así tendrán más fácil poder obtener el título de ESO», argumenta el departamento que dirige Esther Gutiérrez.

No en vano, y a pesar de que este curso se llevará a cabo de forma piloto, el alumnado que finalice cuarto de ESO deberá someterse a una reválida que tendrá que aprobar obligatoriamente para poder continuar con sus estudios. Sin el título de ESO, los escolares no podrán acceder a los Bachilleratos. De momento, la Consejería de Educación ha recurrido tanto esta prueba como la fijada para segundo de Bachillerato, las últimas dos establecidas por la Lomce, que se estrenan este curso, y las únicas con consecuencias académicas para los estudiantes.