Hoy

Mejor candidato en Guareña que topógrafo en la India

Abel, en la parte superior del silo de Guareña, desde donde se divisa toda la localidad.
Abel, en la parte superior del silo de Guareña, desde donde se divisa toda la localidad. / PAKOPÍ
  • Abel González Ramiro | Alcalde de Guareña

  • Rechazó ofertas de trabajo para optar a la Alcaldía. Cree que el desarrollo regional pasa por las comunicaciones

Buscar un futuro laboral en el extranjero es una de las opciones que barajan los jóvenes extremeños al finalizar su formación académica. Cada vez son más los que dan el paso ante la falta de oportunidades laborales que ofrece nuestra región. Abel González (PSOE), actual alcalde de Guareña, también lo hizo. Ingeniero en Geomática y Topografía ha estado trabajando en Portugal y cuando decidió ser candidato a la Alcaldía tuvo que rechazar ofertas laborales en el norte de África y en India. «Ya me había comprometido, pero me llamaba mucho la atención poder ejercer mi profesión en otros lugares», expone González, que ha ocupado cargos de responsabilidad, siendo asesor especializado en Topografía para las líneas de alta velocidad extremeña o topógrafo de los viaductos de Ruecas y del Guadiana en la autovía A2.

Económicamente, haber aceptado el trabajo en Asia o África hubiese sido una opción más rentable. «No todo es el dinero y tendría que estar lejos de mi familia. No me arrepiento, me gusta la política local y quiero ser parte activa en mi pueblo e intentar que mejore lo máximo posible», admite, señalando entre sus objetivos como alcalde «dejar un ayuntamiento saneado económicamente; ofrecer servicios necesarios para el pueblo, y contar con las infraestructuras necesarias para que los empresarios, las pymes y los autónomos puedan desarrollar sus actividades de manera más competitiva y que eso les ayude en su desarrollo y anime a otras empresas a instalarse en Guareña. Así generaríamos oportunidades para que los jóvenes no tengan que emigrar». Y es que González sitúa el problema en que Extremadura no tiene empresas que puedan asumir toda la mano de obra cualificada.

En un primer momento, González pensó que podría compatibilizar la Alcaldía con su trabajo. Sin embargo, el Ayuntamiento ocupa toda su jornada laboral. «No hay horario», dice, algo para lo que sus ocho años como autónomo ya le habían preparado. «Los vecinos tienen sus necesidades y los problemas hay que solventarlos cuando surgen», expone el alcalde, que además es presidente de la Mancomunidad Guadiana.

El principal cambio en la vida diaria de González es que dedica menos tiempo a su familia. El resto de la experiencia es positiva. «La gente recurre a mí cuando estima conveniente y cree que puedo ayudar. Me siento muy agradecido con los vecinos», señala, destacando que Guareña es una población muy solidaria en la que hay tres asociaciones benéficas -AOEX, Adiscagua y Adigu- y que se vuelca con las causas sociales.

Afiliado a Juventudes Socialistas desde el año 2003, su conciencia política se despertó al iniciar sus estudios superiores y observar las dificultades que tenían muchos alumnos con el retraso en el pago de las becas. «Era el primer año del Gobierno de José María Aznar y me rechazaron parte de la cuantía de mi beca, como a la mayoría de mis compañeros. Además, la cobramos un año tarde», asegura González, que en la actualidad tiene aprobada la tesis y está esperando para su defensa.

La mejora de las vías de comunicación es para González la piedra angular del desarrollo extremeño. «Nos impide ser una comunidad atractiva. Si tuviéramos las mismas infraestructuras de otras comunidades tendríamos mucho que ofrecer para la instalación de nuevas empresas», apunta, a la vez que sitúa el retraso económico extremeño respecto a otras regiones mucho antes del Estatuto de Autonomía de 1983. «Tampoco coincido plenamente en que Extremadura tenga un enorme retraso en el desarrollo; hay sectores que están bastante desarrollados, como la Educación y la Sanidad», opina.

Pese a remontarse a la dictadura para explicar la situación actual de la región, no exculpa a los políticos que ha tenido Extremadura a los que acusa de ser poco exigentes con el Gobierno central. Además, cree que es responsabilidad de la clase política buscar vías de desarrollo alternativas a las que ofrece el campo y el turismo rural.

La regeneración política es para González una forma de actuar más transparente y cercana al ciudadano e incide en la necesidad de que haya un constante flujo de comunicación entre las administraciones para que la Junta y el Gobierno central estén al tanto de las necesidades y preocupaciones de los municipios.

En cuanto a los nuevos partidos, el alcalde de Guareña reconoce que su aparición ha hecho que los partidos tradicionales modifiquen algunos malos hábitos. Sin embargo, duda de su permanencia en el futuro. «No serían necesarios si a ante una sociedad cambiante los partidos tradicionales también lo fueran».

PERFIL

Nombre. Abel González Ramiro.

Edad. 37 años.

Formación académica. Ingeniero en Geomática y Topografía.

Ocupación laboral. Alcalde.

Sueldo del ayuntamiento. 1.420 euros netos.

Años en política. Nueve.

Aficiones. Ajedrez, fútbol sala, fotografía y 'footing'.