Hoy

Un grupo de hortelanos solicita regular el terreno de la Fuente Fría

Uno de los usuarios de este huerto de Fuente Fría. :: l. cordero
Uno de los usuarios de este huerto de Fuente Fría. :: l. cordero
  • 'El Jardín de la Luna' quiere que el Ayuntamiento les ceda el espacio y poder llevar a cabo actividades sociales

En una mañana de septiembre con temperatura agradable, Juan Andrés Carlos disfruta con las frondosas plantas de su parcela. El tiempo se para en este rinconcito de la ciudad que conecta con el Cáceres más rural. «Soy cerrajero, me he dedicado al montaje, pero hace cuatro años mi empresa cerró y de la noche a la mañana nos dejó en la calle». Paseando por la zona de la Fuente Fría, descubrió una zona de huerto y se acercó. Allí entró en contacto con el colectivo que gestiona desde 2011 este terreno de aproximadamente un cuarto de hectárea. Tal y como explican integrantes de este grupo, entre los que se encuentra Pedro Moreno, necesitan que el Ayuntamiento regule este terreno para poder llevar a cabo sus actividades. Les gustaría que Cáceres pudiera disfrutar también de este céntrico rincón, al que han bautizado como 'El jardín de la Luna'. Quieren que se puedan establecer seguros de responsabilidad civil para cuando acudan niños a este recinto todo esté perfectamente legalizado. Entre otras cosas, realizan talleres de mermeladas.

Por este terreno han pasado distintos colectivos desde hace aproximadamente 15 años, aunque éste en concreto arrancó hace unos cinco. Hay 25 parcelas en las que se puede plantar cualquier especie excepto marihuana. Son alrededor de 70 u 80 las familias que de una forma o de otra se benefician de esta huerta. Tal y como explican, han solicitado una reunión a la edil de Medio Ambiente para poder iniciar los trámites que lleven a buen puerto sus propósitos.

En la puerta de este espacio, en el que además de las huertas roturadas hay algunos frutales y olivos, un folio recuerda las obligaciones de todos los usuarios, que pasan sobre todo por el respeto y el cuidado a este lugar. Se puede acudir a cualquier hora, no hay limitación. Recientemente se llevó a cabo la poda de una de las higueras, por lo que cada uno de los usuarios tuvo que aportar un euro para pagar la gasolina de la motosierra con la que se llevó a cabo esta acción. Otro de los principios que se llevan a cabo en este enjambre de huertos es que todo el proceso sea natural. Los interesados tienen que apuntarse a la lista de espera. Prima el sentido social y se intenta que los beneficiarios sean personas desempleadas o con necesidades.

Consumo propio

Por ahora no se plantean comercializar sus productos y son para consumo propio. Juan lleva todo el verano extrayendo tomates, calabacines, berenjenas o pimientos. Son para su casa y también para sus hijos. Ya está preparando el terreno para ir cultivando las verduras de invierno, como repollo y romanesco. «Si viene gente por aquí también les doy tomates», explica este experto hortelano, que utiliza tanto pesticidas como fertilizantes naturales, y que usa con maña una compostadora que se ha elaborado él mismo. Revela su secreto de tan buenos resultados: cacereño de toda la vida se ha criado en la zona de la Riberta del Marco, y allí pudo ver cómo se trabajaba en las enormes huertas de la época.