Hoy

De las visitas en vacaciones al despacho consistorial

Con mucha historia. El despacho de Mercedes tiene acceso directo a la parte superior del claustro del conventual. :: pakopí
Con mucha historia. El despacho de Mercedes tiene acceso directo a la parte superior del claustro del conventual. :: pakopí
  • Mercedes Díaz Baños | Alcaldesa de Calera de León

  • Sevillana de nacimiento, regresó al pueblo de sus padres por trabajo. De la política, se queda con la parte técnica

Sus recuerdos de infancia de Calera de León son los baños en el embalse o las noches con los amigos en las inmediaciones de la ermita de Los Dolores. En este pueblo, en el que nacieron sus padres, veraneaba y pasaba las fiestas Mercedes Díaz (PSOE) con su familia. Una época que rememora con mucho cariño. «Pasábamos mucho tiempo en la calle y para mí era el lugar de encuentro con gente que veía de año en año», dice.

Sevillana de nacimiento, se trasladó a vivir al pueblo en el año 2006. Ingeniera técnica agrícola por la Universidad Laboral de Sevilla, encontró trabajo en una empresa de la localidad. Aunque el amor también pesó en su decisión, según reconoce. La experiencia laboral no fue muy larga y se quedó en el paro.

Fue entonces cuando desde la agrupación local del Partido Socialista le propusieron formar parte de la misma para colaborar de cara a las elecciones de 2011. «No estaban formadas las listas y acepté. Más me lo tuve que pensar cuando me plantearon ir de número uno», expone Díaz. Sus mayores reticencias eran debido a su desconocimiento de la política activa y a su estado en esos momentos, ya que se encontraba embarazada de su segunda hija. «Es triste, pero me preocupaba que en un pueblo pequeño, y en el que llevaba mucho tiempo gobernando la derecha, los vecinos fueran a votar a una mujer embarazada que si salía elegida se iba a ausentar de su cargo al poco tiempo», relata.

Las elecciones municipales suelen estar muy reñidas en Calera de León. En 2007 el Partido Popular obtuvo la mayoría absoluta por 30 votos de diferencia, consiguiendo cinco de los nueve concejales; mientras que el PSOE se quedó en cuatro representantes. En 2011, los primeros comicios de Díaz, el resultado se invirtió y los socialistas se impusieron por 26 sufragios; margen que se vio reducido a 15 en las últimas elecciones, pero en las que el PSOE mantuvo la mayoría y Díaz conservó el bastón de mando. «En una legislatura no te da tiempo a completar un proyecto de gobierno. Además, me costó situarme», reconoce la primera edil, que no tiene decidido si se presentará a la reelección en 2019.

De la política, le gusta más la parte técnica. «Me siento cómoda trabajando con mis concejales y desarrollando proyectos. La otra política, la de dar a conocer tus acciones, convencer a la gente, hacer campaña, venderte bien, al fin y al cabo, no me gusta», sentencia Díaz, que considera que eso puede ser un lastre a la hora de una posible carrera en la política, algo a lo que no le cierra las puertas. Es esa «otra política» la que le ha deparado sus peores experiencias. «Este es un pueblo en el que se nota mucho la división entre izquierda y derecha. La gente te identifica con un bando o con otro. Me han dejado de hablar personas con las que mantenía amistad», expone, asegurando que tuvo dificultades para conformar su primera lista porque los vecinos prefieren no significarse políticamente, lo que a ella -acostumbrada a una ciudad grande- le resultó muy extraño.

Sí se siente cómoda en el trato cercano y la mayoría de su tiempo lo invierte en atender gente. La puerta de su despacho se abre en repetidas ocasiones para que entren concejales, niños que están preparando una función de teatro o jóvenes que colaboran en los actos de las fiestas. «Me gusta hablar con la gente, escuchar sus problemas diarios y que me pidan soluciones. Esa es la política útil por la que estoy aquí», comenta Díaz, que por nueva política entiende prestar más atención a los ciudadanos. «La aparición de nuevos partidos ha hecho que el PSOE, el PP mucho menos, se mueva y modifique su forma de actuar y de trabajar. Eso es positivo».

A Calera de León llegan ayudas para acometer diferentes proyectos, ya que los recursos económicos de los que dispone un pequeño municipio son limitados. «Sin embargo, vienen subvenciones para obras que no necesitamos, pero que nos vemos obligados a coger para luchar contra el paro. Los municipios podríamos usar ese dinero para mejorar la vida de los ciudadanos», concluye Díaz, que además de alcaldesa es presidenta de la Mancomunidad y del Centro de Desarrollo, así como miembro del consejo ejecutivo de la Fempex y del consejo de dirección de Promedio.

La localidad, de un millar de habitantes, tiene un gran acervo histórico y cultural, con el Monasterio de Tentudía como máximo exponente. Es algo común en toda Extremadura, que posee una importante riqueza patrimonial y natural y que Díaz considera que debe ser uno de los principales motores del desarrollo de la región. «No lo hemos sabido explotar turísticamente y los políticos tenemos gran parte de culpa», concluye la alcaldesa.

PERFIL

Nombre. Mercedes Díaz Baños.

Edad. 35 años.

Formación académica. Ingeniero Técnico Agrícola en la Universidad Laboral de Sevilla.

Ocupación laboral. Alcaldesa.

Sueldo del ayuntamiento. 1.350 euros netos.

Años en política. Cinco.

Aficiones. Música, leer y pasar tiempo con sus amigos.