Hoy

El arzobispo de Mérida-Badajoz pide a la Junta que la educación religiosa "no sea maltratada"

Celso Morga, arzobispo de la diócesis Mérida-Badajoz
Celso Morga, arzobispo de la diócesis Mérida-Badajoz / HOY
  • Celso Morga pide al Ejecutivo extremeño que recapacite y destierre "toda beligerancia" sobre las clases de esta asignatura

El arzobispo de Mérida-Badajoz, Celso Morga, ha pedido a los actuales responsables de la Junta de Extremadura que recapaciten y destierren "toda beligerancia" sobre las clases de Religión en los centros educativos, y añade que es muy importante que "no sea maltratada".

En su carta semanal en la revista 'Iglesia en Camino', Celso Morga asegura "con dolor" que "por desgracia" los obispos extremeños se vieron obligados a recurrir al Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) a reducción del horario lectivo de Religión prácticamente al 50 por ciento en dos de los cursos de Secundaria, aunque el tribunal extremeño ha dado la razón a la Junta.

El arzobispo ha resaltado que se trata de una materia de libre elección, "que dejaría de impartirse el día en que no fuese libremente solicitada".

"Este simple dato nos está diciendo que maltratar la clase de Religión, a la postre, perjudica a la democracia", señala Celso Morga, que añade que le parece "simplemente una falta de consideración a esos padres que con libertad piden esa asignatura para sus hijos" y que en Extremadura "es un número alto".

Además, asegura que aunque fuesen pocos, su elección merece todo el respeto y consideración, teniendo en cuenta que la asignatura de Religión "ofrece unos conocimientos indispensables para conocer nuestra historia y cultura".

Asimismo, destaca que esta enseñanza tiene unos valores altos para formar personas pacificadas con sí mismas y portadoras de un elevado sentido de la apertura a una convivencia social pacífica y abierta a las necesidades sociales "a las que todos debemos prestarnos con generosidad".