Hoy

PSOE, PP y Podemos creen que hubo injerencias políticas en Acorex

Reunión de la Comisión de Investigación en la Asamblea de Extremadura el pasado mes de Febrero.
Reunión de la Comisión de Investigación en la Asamblea de Extremadura el pasado mes de Febrero. / HOY
  • La Comisión no Permanente de Investigación ha dado hoy por finalizados sus trabajos sin alcanzar conclusiones

La Comisión no Permanente de Investigación sobre las actuaciones de la Junta de Extremadura relacionadas con la gestión de Acorex y con la intervención de Caja Rural de Extremadura ha dado hoy por finalizados sus trabajos sin alcanzar conclusiones, aunque PSOE, PP y Podemos reconocen la existencia de injerencias políticas.

Cada uno de los grupos ha presentado sus propuestas, pero todas ellas han sido rechazadas ya que han contado con los votos en contra del resto de las formaciones y con la abstención de la única diputada de Ciudadanos, María Víctoria Domínguez.

También Podemos se ha abstenido en la votación de las conclusiones de la formación naranja y ha votado en contra del resto de los dictámenes.

Al no haberse aprobado ninguna propuesta no se ha podido plasmar nada en el dictamen final, por lo que la comisión de investigación cierra sus trabajos sin alcanzar conclusión alguna.

Para el portavoz del Grupo Socialista, Valentín García, la comisión ha permitido demostrar que "hubo injerencias políticas con interés partidario por parte del diputado de IU, Alejandro Nogales, y de la señora Cristina Teniente, por parte del PP, ya que tenían interés en influir en las decisiones que pudieran tomar los consejos rectores de Caja Rural de Extremadura y Acorex".

Según García, dichas injerencias quedan claras en "la elección del presidente de Caja Rural de Extremadura, que luego acabó dimitiendo, pero que generó una crisis de gobernanza en la entidad que, afortunadamente, la caja resolvió a favor de la independencia y la autonomía contra los intereses de PP e IU".

Además, el portavoz socialista ha avanzado que "tanto Nogales como Teniente decidían presidentes de Acorex y qué cooperativas se sentaban o no en el consejo rector de esa cooperativa".

En su escrito de conclusiones, el PSOE hace un llamamiento para que se trabaje firmemente en apoyar la salida que necesita Acorex y velar por mantener el camino de la autonomía e independencia que, en su opinión, ha iniciado Caja Rural de Extremadura en esta legislatura.

Para el portavoz del PP en la Comisión, Francisco José Ramírez, su grupo es el único que basa sus conclusiones en documentos que constan debidamente acreditados en la Cámara.

En su opinión, queda acreditado que son falsas las declaraciones del exconsejero de Economía del Gobierno del PP, Antonio Fernández, que dieron pie a la apertura de la comisión de investigación.

En ese sentido, Ramírez ha recordado que el propio Fernández en la comisión declaró que sus declaraciones habían sido hechas en sentido figurado y sacadas de contexto.

Sin embargo, a juicio del PP, sí queda acreditado que en anteriores etapas de gobierno socialista "hubo injerencias políticas" en la toma de decisiones sobre las inversiones en Tomcoex y Acosierra que "devinieron en la ruina de Acorex".

La diputada de Podemos, Jara Romero, ha dejado claro que para su grupo ha habido injerencias políticas en Caja Rural de Extremadura y en Acorex tanto por el Gobierno del PP y el grupo IU en la pasada legislatura, como por los anteriores ejecutivos socialistas de la Junta de Extremadura.

Además, Podemos, en sus conclusiones finales, pone de relieve que los dos partidos mayoritarios "no han querido aclarar lo sucedido" y han utilizado sus mayorías para impedir que comparecieran ante la comisión tanto José Antonio Monago como Guillermo Fernández Vara.

Por último, la diputada de Ciudadanos, María Victoria Domíguez, ha hablado de la existencia de "influencias políticas" en la gestión de Acorex y no ha incluido en su dictamen final ninguna referencia a Caja Rural de Extremadura.